Anje cita factores favorecerán
la competitividad del país

http://hoy.com.do/image/article/280/460x390/0/D4C2205C-C3DD-435B-9BFC-F0852FC7B933.jpeg

POR ALEIDA PLASENCIA
La Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE) consideró que para el país poder ser competitivo ante sus socios en los mercados de integración, debe implementar acciones concretas en cuanto a buscar solución definitiva a la gran crisis eléctrica que azota el territorio nacional.

Al pronunciar un discurso en Puerto Rico, ante la Cámara de Comercio Dominico Puertorriqueña, Manuel Diez Cabral, presidente de ANJE, dijo que “en la República Dominicana, sencillamente no hay luz en una enorme proporción del día, y sin duda alguna, la sostenibilidad y eficiencia del sector eléctrico representa uno de los mayores problemas que afectan al sector productivo del país”.

Añadió que sin energía eléctrica no hay posibilidad de desarrollar una nación y mucho menos competir internacionalmente. Hay la meta, agregó, de hacer la República Dominicana un país competitivo en todos sus ámbitos, para poder enfrentar los retos que conllevan los acuerdos de libre comercio y se necesita desarrollar los sectores productivos, eliminando las excesivas trabas impositivas que afectan a éstos.

Puso énfasis, empero, en que las más recientes señales ocurridas en materia económica en el país, lo hacen sentir a él (a Diez Cabral) esperanzado de que “superaremos muchas de nuestras dificultades y que por lo tanto podremos contar con una nación más competitiva y más atractiva para la inversión”.

Añadió que desde los inicios de la reciente crisis económica, la ANJE ha venido planteando la necesidad de rehabilitar la confianza de los agentes económicos en las políticas públicas. “Siempre estuvimos convencidos de que en gran medida, la inestabilidad del tipo de cambio y el aumento significativo de la inflación, fueron generados por una gran falta de confianza en las políticas económicas de nuestros líderes públicos”, dijo.

Esta desconfianza -resaltó- sirvió de gasolina al fuego iniciado, en gran medida, por la catastrófica y violatoria decisión de devolver a todos los depositantes de los bancos quebrados (Baninter, Mercantil & Bancrédito) sus ahorros.

 Según Diez Cabral, el precio pagado al respecto por nueve millones de ciudadanos ha sido histórico y penoso.

Comentó que ante esa situación, inversionistas y agentes económicos se preguntaban “si nuestros líderes gubernamentales creen en el sector privado como motor del desarrollo nacional”.

Agregó que la respuesta era un rotundo “no”, expresado en una gran fuga de capitales culminando con un peso pasando de RD$16.00 por US$1.00 a casi RD$60.00 en apenas 18 meses.

“Felizmente esta prueba fue superada y al final, nuestro país dejó claramente establecido que no estaba dispuesto a perder ni un ápice del territorio ganado a nivel electoral, demostrando de manera masiva y contundente, su inconformidad con sus líderes políticos y castigándolos en las urnas el pasado 16 de Mayo”, indicó.

Entiende que esta demostración cívica es quizás el mayor logro del pueblo dominicano en el 2004.

Consideró que los agentes económicos siempre demandan “saber hacia dónde nos dirigimos como país y qué instrumentos utilizaremos para llegar a ese punto”.  Entiende Diez Cabral que si estas directrices no están claras, el mercado tratará de identificarlas.

Igualmente, dijo que si las señales que envían las autoridades, tanto fiscales como monetarias, son ambiguas, la reacción de las personas podría ser muy negativa para la economía.

“Es por esta razón que estamos seguros de que la solución a la crisis que afecta a nuestro país tiene un norte primordial: el restablecimiento de la confianza”, enfatizó.

Se preguntó si puede el actual gobierno convencer a los agentes económicos de que las decisiones que tomará, son verdaderamente pro sector privado “y que trabajaremos sin un constante cambio de las reglas de juego”.

Dijo que “este es el gran reto que tenemos si queremos retomar el crecimiento económico sostenido que disfrutó el país en la última década del siglo pasado”.

Recordó que recientemente ANJE realizó su Tercera Encuesta de Opinión Empresarial, la cual se efectúa trimestralmente entre sus miembros, con la finalidad de establecer un índice de confianza en los agentes económicos sobre las políticas económicas.

Resaltó que en la última, con una muestra de alrededor de un 30% de los más de 600 socios de la institución, se pudo establecer que los niveles de confianza, entre el mes de mayo y el mes de octubre, han aumentado en un 273%.

La encuesta reveló también una mejoría en un 384%, con respecto al índice de situación de la económica actual y en cuanto al índice de expectativas se reflejó un avance todavía de un 183%, añadió.

Esto es, sin duda alguna, alentador, concluyó.