Ante el estrés: alternativas relajantes y vigorizantes

El shiatsu, que significa en japonés presión con los dedos, es una terapia natural que, mediante presiones con los dedos en determinados puntos, regula su funcionamiento, fundamentalmente el de la columna vertebral y el del sistema nervioso.

Es una forma de masaje a veces dinámico y otras aparentemente estático, que consiste en la aplicación de presión y en el estiramiento de los miembros y el tronco, en el masajeo y estiramiento de los músculos tensos y en fortalecimientos de las áreas más débiles.

Para el receptor, el shiatsu resulta profundamente relajante y vigorizante, dejando una sensación de tranquilidad y comunicación con todas las partes del cuerpo.

El Chi Kung, conocido como la terapia de la serenidad, combina suaves movimientos de cuerpo, concentración mental y respiración para conseguir aumentar la energía de la persona y aportar la esencia y la base para una vida armoniosa.

Activa la circulación de la energía a través del cuerpo, fortalece los órganos internos, ejercita los huesos, las articulaciones y los músculos, promueve la relajación y el control del estrés.

La aromaterapia utiliza las propiedades de los aceites esenciales con fines terapéuticos físicos y psíquicos. Los aceites esenciales son sustancias odoríferas que se presentan entre las células vegetales de frutas, raíces, corteza, flores y semillas. El gran poder de los aceites está en utilizarlos en estado puro, porque de este manera ofrecen mayor garantía de penetración en la piel. La aromaterapia puede utilizarse para realizar masajes que relajen y devuelvan la calma.