Antibióticos de “último recurso” amenazados por un gen resistente descubierto

pastillas8986

PARÍS. Un gen que vuelve a algunas bacterias resistentes a una familia de antibióticos conocidos como “de último recurso” fue hallado en pacientes y animales en China, según investigadores que piden que se restringa el uso de estos antibióticos en medicina veterinaria.

“Nuestros resultados son extremadamente preocupantes”, dijo el profesor Liu Jian-Hua, de la Universidad agrícola de Canton, autor principal del estudio publicado el jueves en la revista The Lancet Infectious Diseases.

El nuevo fenómeno de resistencia concierne a las polimixinas (colistina y polimixina B), antibióticos utilizados “como de último recurso” para superar las bacterias gram – (como Enterobacter, E. coli, Klebsellia pneumoniae), especialmente en personas con fibrosis quística o en reanimación.

En China, se usa mucho la colistina en medicina veterinaria.

Fue así como durante exámenes de rutina realizados en cerdos destinados a la alimentación, Liu y sus colegas encontraron una cepa de E. coli resistente a la colistina y capaz de propagarse a otras cepas bacterianas.

También se hallaron bacterias resistentes a este antibiótico en unos 1.300 pacientes hospitalizados en dos provincias del sur de China, Guangdong y Zhejiang.

Los investigadores descubrieron que la bacteria E. coli hallada en los cerdos contenía un nuevo gen (“mcr-1”) que puede copiarse y transferirse a otra bacteria fácilmente, especialmente la Klebsiella pneumoniae responsables de infecciones respiratorias.

“Es probable que la resistencia a la colistina provocada por el gen mcr-1 se haya producido primero en animales antes de extenderse a los humanos”, explica el profesor Shen Jianzhong, uno de los coautores del estudio.

China es uno de los productores y usuarios más grandes de colistina, sobre todo en medicina veterinaria.

Si bien por el momento la resistencia a la colistina se limita a China, podría extenderse a escala mundial, advierten los autores de la investigación, que exigen una “reevaluación rápida” del uso de esta clase de antibióticos.