Antología de Santiago Raigorodsky,
en el Museo de Arte Moderno

POR AMABLE LÓPEZ MELÉNDEZ
El pasado viernes 22 abril, la Secretaría de Estado de Cultura, el Museo de Arte Moderno, la Fundación Museo de Arte Moderno y la Fundación Raigorodsky, dejaron abierta la exposición “ANTOLOGICA”, del reconocido artista Santiago Raigorodsky (Buenos Aires, 1944).

Esta exposición fue inaugurada de manera simultánea con “ANDANZAS DEL QUIJOTE”, muestra individual del consagrado artista dominicano José Cestero, organizada por la Secretaría de Cultura como especial aporte dominicano a la celebración del lV Centenario de la Primera Edición de El Quijote.

Si las obras de arte se constituyen en realidades místicas, quizás esto sea porque a veces operan como auténticas recreaciones de lo creado, como palpitantes deconstrucciones visuales de lo creado o como imprevistas y enigmáticas tentativas simbólicas. Y este es el caso de las pinturas abstractas recientes de Santiago Raigorodsky (Buenos Aires, 1944), las cuales integran un núcleo importante del riguroso cuerpo de obras que sostiene esta respetable muestra Antológica que ahora los amantes del arte, los especialistas y el publico dominicanos tienen la oportunidad de apreciar en el Museo de Arte Moderno.

Durante más de tres décadas, Santiago Raigorodsky ha estado desarrollando una intensa labor creativa y docente que le ha llevado a vivir y trabajar por largas temporadas en Brasil, Israel y España. Desde 1989 reside en Barcelona. Más de 50 obras de etapas, medios y técnicas diferentes, incluyendo 11 litografías y 7 dibujos en carbonilla sobre papel, exponen la diversidad de lenguajes, estilos y procesos creativos que han signado su personalidad y su trayectoria artística profesional.

De extracción cubista, surrealista y expresionista, la obra figurativa de Santiago Raigorodsky se establece como el sustrato de su producción y de su formación como pintor. Así, la efectividad in-formal de sus espléndidas construcciones y los resortes poéticos de su mundo cromático me dicen que Raigorodsky se ha nutrido de las magistrales lecciones de algunos viejos vanguardistas, tales como Mondrián, Fontana, Rothko o Zao Wou-ki y que jamás extravía su certeza de que la obra de arte contemporáneo surge de la asimilación y de la destrucción del pasado en términos estéticos.

Para el crítico de arte catalán Eudald Camps “Las obras de Raigorodsky recrean un universo autónomo que no es otro que el que nace de la necesidad expresiva del artista; el color, su gran aliado y, al mismo tiempo, su gran preocupación, supone el material esencial a partir del cual este artista trabaja. No son obras delante de las cuales se haya de querer conceptualizar una idea, el mismo artista evita hacerlo y se limita a dejar que la pintura trace su propio camino”

Tal como confiesa el mismo artista, la obra pictórica reciente de Santiago Raigorodsky cambia radicalmente con su estancia en Barcelona. “Goya, Velázquez, El Greco, Miró, Tapies, Millares, Saura y tantos otros que siempre había admirado a través de libros, documentales o diapositivas, estaban allí. El cambio fue tremendo, la abstracción fue ganando fuerza, una abstracción que muchas veces había practicado en el pasado. Tal vez la figuración, la realidad “objetiva” (que pienso nunca practiqué) me había aburrido. Si pensaba un tema y aplicaba mi técnica, el trabajo ya lo veía realizado”.

En los últimos años, Santiago Raigorodsky ejecuta una serie de pinturas abstractas definitivamente emblematicas, entre las que destacan especialmente: “Bajo el signo de los hombres” (1994); “Perfiles” (1998); “Más allá” (1998); “Solitarias fronteras sin salida”( 2000); “A las sombras de los sueños y las formas”( 2002); “De piedra transparente” (2002); “En la vaga luz” (2003); “Quedo distante de los sueños”; “Recuerdos no soñados” (2003); “Todo me parece un gran enigma” (2003) y “Una y otra vez” (2003), entre otras no menos importantes.

En estas obras, Raigorodsky parte de la naturaleza, de la materia visible para llegar a lo invisible. Partir de una concentración profunda de lo material, de lo natural, de la terrestridad, de la fisicidad de lo real, para hacernos partícipes, testigos y cómplices de la más pura abstracción y llegar a tocar los filamentos más sutiles de lo metamundano, de lo intemporal, de lo metafísico, de lo intangible.

Los paradigmas que nutren tales obras son el color (como transparencia de la luz), la geometría como manifestación de la forma y la materia como fuente energética. Una plenitud de la forma subyace en las estructuras internas de las composiciones pictóricas de Santiago Raigorodsky. Su apuesta por los valores geométricos aporta un mensaje en estado puro, sin adornos, sin desviaciones, sin divagaciones ni estridencias. En ese sentido, podría decirse que la suya es una pintura desnuda, cuya sorprendente capacidad evocadora nos depara una sugestiva sensación de vínculo con las fuerzas telúricas y etéreas. Materializadas como impresiones o resonancias del paisaje en las que nos impactan sus elocuentes juegos de contrastes y tonalidades rojizas, azuladas, grisáceas, verdosas, plateadas, ocres y encaladas, estas pinturas activan también como espacios revitalizadores de la espiritualidad.

Aprovechando la presencia de Santiago Raigorodsky en Santo Domingo, la dirección del Museo de Arte Moderno y la Fundación Raigorodsky, presidida por el arquitecto y empresario Silvio Raigorodsky, quisieron enfatizar sobre la clave enriquecedora del diálogo directo entre los jóvenes creadores nacionales y los expositores internacionales. En esa dirección se desarrolló el taller denominado “Nuevos Procesos y Materiales en la Pintura Contemporánea”. Este taller se integró al programa de la Vlll Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2005 e incluyó varias sesiones de proyección de imágenes, debates y ejercicios prácticos en torno a los fundamentos estructurales del Sistema Pictórico.

Asimismo, en este encuentro, tanto el expositor como los jóvenes artistas invitados, entre ellos Luisa Dueñas, Rafaela Luna, Franklyn Rodríguez, Timoteo de la Paz, Ney Díazh ,Rosalba Hernández, Anny Concepción, Fermín Ceballos, José Pelletier, Alejandro Asencio, Marcia Guerrero, José Almonte, Melvis Matos y Pery Jiménez, confrontaron algunos procesos, ideas y experiencias creativas recientes en el campo de la práctica pictórica. La primera sesión se desarrolló el viernes 22 de abril, de 9:00 am. a 1:00

pm. y de 3:00 pm. a 5:00 pm. en el Auditorio del MAM, mientras que la sesión práctica se efectuó el sábado 23 de abril, de 9:00 am. a 1:00 pm. en el Patio Español del MAM.