Antonio Espín dice hay incoherencia manejo mercado cambiario

http://hoy.com.do/image/article/225/460x390/0/884E85DD-FA75-454B-9635-40445DFA6F9A.jpeg

El empresario Antonio Espín atribuyó el actual desequilibrio en la tasa de cambio, a la falta de coherencia por parte de las autoridades monetarias en el manejo del mercado cambiario.

Condicionó la estabilidad del tipo de cambio, que ayer se ofertaba a RD$41.00 por US$1.00, a la seriedad con que las autoridades monetarias manejen el mercado de divisas.

La incertidumbre que genera en la población el manejo de los asuntos públicos, más la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha generado la presión en el tipo de cambio que ha desembocado en uno de los mayores índice inflacionario de los últimos 10 años.

“Hasta que no haya una mayor seriedad en el manejo de la política monetaria, la tasa cambiaria no se estabilizará”, sentenció, Espín, ex presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera.

En otro orden, exhortó al gobierno a incentivar el consumo, porque si las bajas en las ventas siguen, las autoridades no tendrán los ingresos necesarios para sustentar el Presupuesto de Ingresos y Gastos para el 2004 que supera los RD$103,000 millones, unos RD$20,000 millones más que el de este año.

“Si el presupuesto de la nación está sustentado en una equis cantidad de impuestos de recursos, todos sustentados, basado en el consumo, al gobierno se le puede volver un boomerang”, dijo Espín.

En ese orden, explicó que los impuestos, ITBIS, el selectivo y el arancel, son sobre el consumo y que si la demanda disminuye, los ingresos también disminuirán.

“El Presupuesto de Ingresos y Gastos Públicos se basa en el consumo y la población no está consumiendo, entonces con qué impuestos se va a sustentar”, expresó.

Comentó que las ventas de viviendas están en el suelo en el mercado, también la de vehículos, sectores que aportaban grandes ingresos al gobierno.

“Si el consumo no se reactiva fuertemente, el gobierno va a tener problemas para poder sustentar sus propio Presupuesto del 2004”, sentenció Espín.

Dijo, asimismo, que el incremento en los costos de producción y operación de las empresas, por efecto del aumento de la tasa cambiaria y de los impuestos, ha puesto por las nubes los precios de los bienes de consumo, como son los electrodomésticos y muebles.

“Ese incremento, pues, ha disminuido sustancialmente las ventas. Toda esa inflación ha hecho que la gente se ubique bien en tratar de sobrevivir y trate de cubrir sólo sus necesidades básicas”, dijo.

Estimó que no sólo han salido perjudicados la parte de electrodomésticos y muebles, sino que el consumo, en términos reales, ha disminuido en más de un 20 por ciento.