Antonio Margarito propina paliza  Miguel Cotto

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/B18E0498-4BE1-44C4-9479-90D017F5F883.jpeg

No fue una guerra entre David y Goliat. Pero sí una batalla que cumplió las expectativas. Se podría decir que fue una batalla “entre dos Goliat”. Un pleito entre dos guerreros del boxeo moderno que con sus puños enseñaron la capacidad que de ellos siempre se ha esperado…¡y ganó el guerrero más agresivo, el más intenso y determinante: Antonio Maragarito quien devastó, en el undécimo round, a Miguel Cotto.

Margarito, con la furia propia del boxeador mexicano, neutralizó la técnica y rapidez de manos y piernas de Cotto quien cayó de rodillas en una esquina neutral después de recibir anestesiantes  golpes (rectos cortos,uppercuts y ganchos fortísimos) de su rival.

El bravo pugilista mexicano, ahora campeón welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), cumplió -al pie de la letra- lo que había vaticinado. Su advertencia en la víspera de la pelea de que se alzaría con el cinturón welter amebeísta, se cumplió en la práctica. Ahora Margarito es monarca welter de la AMB y también de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), título que anoche no puso en juego. El combate, que se vio en Santo Domingo mediante el sistema de parábolas -vía satélite- y que transmitió la cadena HBO, de Estados Unidos, fue bautizado como “La Batalla”. Y eso fue lo que ocurrió: Una batalla de violentos puños cuyos gladiadores nunca tuvieron pausa en la ofensiva…¡pero la intensidad de Margarito pudo más que la inteligencia y la  eficiencia técnica de Cotto! 

La frase

Más determinante
Margarito, desde el primer toque de campana del pleito, pactado a 12 asaltos, fue en persecución de lo que buscaba. Cotto, con efectivos golpes repetidos (jabs, rectos y ganchos), paró en seco la ofensiva de Maragrito. En ese primer asalto, el boxeador boricua le envío un mensaje de respeto al mexicano…pero en el segundo asalto, aunque Cotto siguió con su positivo tren de pelea, Margarito logró conectar efectivos golpes que igualaron las acciones.  Después de la mitad del combate  Margarito intensificó su ataque.