Anula decisión sobre referendo

CARACAS (EFE).- El presidente del Consejo Nacional Electoral, Francisco Carrasquero, dijo ayer que “es nula” cualquier decisión de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sobre el referendo contra el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

“La Sala Constitucional nos notificó que mandó a paralizar todo proceso decidido por la Sala Electoral (ambas del TSJ), lo que en derecho quiere decir que las actuaciones posteriores (de la segunda sala) son nulas”, declaró Carrasquero a los periodistas.

El titular del Consejo Nacional Electoral (CNE) añadió que no cree que la pugna entre esas instancias judiciales llegue a ser dirimido por el plenario del TSJ, aunque matizó que no es a él a quien le corresponde decidir al respecto.

Las declaraciones de Carrasquero se producen un día después de que la Sala Electoral ratificara su sentencia del pasado lunes, que validó más de 800.000 firmas en apoyo a un referendo revocatorio del mandato de Chávez, consideradas dudosas por el CNE.

El presidente de la Sala Electoral, Alberto Martini, dijo que su instancia ratifica sus funciones para tratar todo lo relacionado con el referendo y, además, declaró “sin lugar” la orden de la Sala Constitucional de entregarle los expedientes sobre el caso.

El CNE presentó con anterioridad a la Sala Constitucional un “recurso de controversia constitucional”, para “salvaguardar y ratificar la autonomía del Poder Electoral”.

Según Carrasquero, las decisiones de la Sala Constitucional obligan a las otras cinco salas del TSJ, además de que fue ésta la que nombró a los rectores del CNE.

El fallo de la Sala Electoral se produjo a pesar de que con anterioridad la Sala Constitucional le advirtió de que debía abstenerse de conocer cualquier caso vinculado al referendo promovido por la alianza opositora Coordinadora Democrática.

La validación de las 800.000 firmas permitiría a la Coordinadora superar el 20 por ciento (2,4 millones) de rúbricas fijado como mínimo para activar el referendo revocatorio presidencial, ya que el CNE había validado con anterioridad otros 1,8 millones.

La Coordinadora dice en que el fallo de la Sala Electoral es inapelable e inderogable y que el referendo debe convocarse de inmediato.

En ello coinciden dos de los cinco rectores del CNE identificados con la oposición, contra la opinión de los otros tres, incluido Carrasquero, que la Coordinadora tilda de “chavistas”.

El oficialismo presentó ante el TSJ un “recurso de protección constitucional” contra el fallo.

A su vez, el Poder Ciudadano (Fiscalía, Defensoría del Pueblo y Contraloría) acordó iniciar un proceso administrativo contra los magistrados de la Sala Electoral por entender que su decisión fue un “exabrupto procesal”.

Este recurso fue pedido por la directiva del Poder Legislativo, que califica de “falta grave” la acción de la Sala Electoral y requiere que así lo certifique el Poder Ciudadano para próximamente votar en el pleno de la Asamblea Nacional una moción de destitución de los tres magistrados que la integran.