Apagones amenazan negocios pequeños en Mercado Nuevo

http://hoy.com.do/image/article/340/460x390/0/FD715DB4-2A53-4AA0-8496-1DEAE45BDCD3.jpeg

Embutidos como queso, salami, jamón, longaniza, y los diferentes tipos de carnes, se dañan en los puestos de ventas del Mercado Nuevo, en la avenida Duarte, debido a las largas tandas de apagones que se producen diariamente en el mayor centro de acopio de Santo Domingo.

Mientras que pequeños negocios entre los que están salones de belleza, barberías y talleres, están a punto de colapsar en el barrio  Capotillo, donde susmoradores amenazan con no pagar por el pésimo servicio que reciben.

Mediante un  recorrido por esa zona, se observó a comerciantes de embutidos y de carnes alumbrarse con velas, próximo al mediodía, en tanto que otros ofrecían servicios a sus clientes por el auxilio de plantas de emergencia.

Islanda de los Santos, encargada de Casa Romelissa, precisó que ese negocio no ha cerrado por el auxilio de una planta auxiliar, lo que dispara los costos a tal punto que en vez de ganancia lo que deja es pérdida.

Fernando Rincón, de Almacenes Rosmery, expresó que para evitar cerrar el establecimiento se vieron precisados a comprar una planta de emergencia, que con la actual crisis del sistema energético consume alrededor de dos mil pesos de gasoil.

Como consecuencia de los apagones Juan Alcántara, propietario de la  carnicería Casa de Dios, optó por comprar menos mercancías, a penas la que pueda vender en las primeras horas del día, para evitar hacer “el negocio del capa perro”.

La pescadería La Excelencia, atendida por Cindy Rosario, se desenvolvía ayer en medio de la oscuridad, a pesar de que eran casi las doce del día. No contaba con clientes, por lo que cerraría minutos después.

“Mira, aquí los apagones son tan largos que tenemos que salir de los productos porque se dañan, si esto no se arregla no se sabe hacia donde vamos a parar, ni siquiera para la comida se está consiguiendo”, gritó Wilson Contreras, propietario de Wilson Embutidos.

Lamentó que ninguna autoridad enfrente el problema, que “históricamente ha afectado al país y que es responsable, en gran medida, del atraso en que se encuentra la nación dominicana”.

La Carnicería Rivera, propiedad de Israel Rivera, se desempeñaba con la luz de cuatro velas, en pleno centro del Mercado Nuevo, debido a que la energía fue suspendida a las siete de la mañana  y no tenía esperanza que regresara.

Pero no solamente los negocios del Mercado padecen el castigo de los apagones. Sus vecinos del barrio Capotillo pasan por la mismas penurias, como es el caso de la Lavandería Capotillo, en la calle Seis, quienes se ven obligado a trabajar con una planta de emergencia.

Pero la tapa al pomo la puso la señora Juan Aquino, quien reside en la calle general Sucre, cuando expuso que en Capotillo no se puede lavar, planchar, beber agua fría, ir al salón de belleza. Pero además hay que amanecer en la calle, pues a penas reciben cuatro horas de luz cada día.

“Yo no sé qué es lo que piensan las autoridades con este problema”, dijo.

Las claves

1. De largo alcance
Los cortes en el suministro de energía eléctrica en el Mercado Nuevo y barrios vecinos son de hasta 18 horas, por lo que muchas mercancías se pierden en los refrigeradores, con grandes pérdidas para sus propietarios.

2. Facturas puntuales
Donde no hay corte es en el suministro  de las facturas, que llegan a los establecimientos todos los meses, sin rebaja por los  apagones.

3.  No pagarán
Dueños de pequeños negocios del barrio Capotillo amenazan con no pagar los apagones.