Aparece envenenado hombre vinculado
a crimen de pareja

POR ELIAS RUIZ MATUK Y LLENNIS JIMÉNEZ
Fue encontrado muerto en el interior de una cabaña en Jarabacoa Quírico Rojas Carram, quien era perseguido por su presunta vinculación en el asesinato de los esposos Yaniris Ruiz Sánchez y Joel Sarmiento Díaz, encontrados calcinados dentro de unos tanques en Hatillo de Azua y de cuyo asesinato se acusa al diácono Meregildo Díaz Díaz.

Un informe de la Policía dice que el cadáver de Rojas Carram fue encontrado en una de las habitaciones de “Cabañas El Momento”, ubicada en el sector Buena Vista, de Jarabacoa. Agrega que al lado del cadáver fueron encontradas dos sustancias, una denominada “lanatí” y otra presumiblemente “tres pasitos”, por lo que se cree murió por envenenamiento.

“El cuerpo sin vida de Rojas Carram fue trasladado a Patología Forense y el Departamento de Investigaciones de Homicidios de la Policía investiga el caso”, dice el parte policial..

El procurador fiscal de Santo Domingo, Perfecto Acosta Suriel, declaró ayer que la muerte de Rojas Carram reafirma que el asesinato de la pareja de los esposos los cometieron los acusados en el hecho.

Dijo que tenían pistas de que Rojas Carram se movía por las zonas de Barranca, en La Vega, en Jarabacoa o en Higüey, donde se airma que trabajó con la Defensa Civil.

Dijo también que la necropsia será la que revelará la forma en que murió Rojas Carram, pese a que su fallecimiento figura como por envenenamiento. Dijo que la versión de que se ha tratado de un envenenamiento corresponde al campo de la especulación y que será la necropsia la que dirá si actuaron manos criminales en su muerte.

Rojas Carram habría convivido durante cuatro meses con el diácono Díaz Díaz, en el Centro Infantil de Hainamosa, que éste dirigió.

Así consta en informes de la Procuraduría Fiscal de la provincia Santo Domingo, en la cual se tienen datos de que el Rojas Carram huyó del centro en cuanto se enteró de que el diácono fue apresado.

Rojas Carram se desempeñaba como jardinero en el centro infantil.

Fiscales de la provincia indicaron a redactores de HOY que tienen informes de que Rojas Carram pagó RD$200 a un menor para que le retirara sus pertenencias del centro, a raíz de su salida.

Asimismo, Acosta Suriel informó que antes del próximo seis de junio la fiscalía solicitará audiencia preliminar, para que se conozca sobre la apertura a juicio de fondo contra el diácono Díaz Díaz, debido a que tienen las evidencias y las pruebas contundentes que incriminan su responsabilidad en el doble asesinato de los jóvenes, el pasado cinco de febrero. Al menos tres personas figuran como testigos en este caso.

Indicó que las evidencias son el arma homicida y el celular de la víctima Díaz Sarmiento, el cual le fue encontrado al sargento del Ejército Valentín Vicioso de Jesús, enviado a prisión preventiva por su presunta participación en el asesinato de la pareja junto al diácono y el militar Rojas Carram.

“Esas son pruebas contundentes que no son refutables y que ya con ellas, es seguro que el juicio de fondo va”, dijo el funcionario judicial.

Manifestó que podrían iniciar el juicio de fondo contra el sargento en la misma fecha que la pautada para el fray.

Dijo que en el transcurso de la investigación se determinará a quién habrá que llamar, debido a que continúan profundizando las indagaciones.

Acosta Suriel dijo que el celular que perteneció a la víctima fue encontrado en la guantera de la camioneta que manejaba el sargento que habría confesado ser co-autor del crimen. La camioneta es propiedad del vicealmirante retirado y ex director de la Defensa Civil, Radhamés Lora Salcedo, a quien la Fiscalía no descarta volver a interrogar. El sargento era parte de la seguridad del general.

Según el fiscal, el sargento Vicioso de Jesús, luego de cometer el crimen, se apropió del celular del joven que había asesinado y le cambió la numeración para reactivarlo a su nombre y utilizarlo. Su vinculación se estableció mediante rastreo de las llamadas del móvil.