Apio, descubra sus versátiles posibilidades

POR MARGARITA QUIROZ
Los expertos han descubierto que el apio, aparte de tener innumerables propiedades nutricionales y ser un vegetal aprovechable en versátiles recetas, es un afrodisíaco, recomendado para el buen mantenimiento de las relaciones sexuales.

Se habla de que este vegetal aumenta el deseo sexual e incrementa la potencia facilitando la erección masculina; y una forma de lograrlo, recomiendan los entendidos en la materia, es comerlo crudo en ensaladas.

Además, se le otorgan propiedades sedantes, así como beneficiosas para la vista, el pelo y los huesos.

Dentro de la gastronomía el apio juega un papel importante. Puede servir de condimento y a la vez como ingrediente principal en sopas, ensaladas, zumos, rellenos, guisos, albóndigas y gratinados. El precio del paquete, tanto en los mercados como en supermercados oscila entre RD$20 a RD$35.

Al igual que otros vegetales, desde el punto de vista vitamínico, el apio resulta bien agraciado; posee dosis de vitamina A, C, B1, B2 y B6. Además contiene cantidades significativas de potasio, fibra y calcio.

Las personas preocupadas por su peso comen mucho apio debido a que contiene muy pocas calorías. Ayuda a reducir los niveles de colesterol y la presión sanguínea, mientras que los orientales lo utilizan para tratar la hipertensión.

El poder del apio para eliminar “material sobrante” del organismo le viene dado, no solamente por su poca capacidad calórica, sino también por sus propiedades diuréticas. Esta propiedad le viene conferida por su riqueza en aceites esenciales, especialmente abundantes en las semillas –fundamentalmente limoneno y selineno– y en la raíz –asparagina, un componente que aparece en abundancia en el espárrago, otro de los vegetales con gran capacidad para aliviar la retención de líquidos–.

De sabor fuerte y agradable. Se come crudo o cocido. Si se utiliza crudo en ensaladas, debe lavarse muy bien para quitarle los residuos de tierra. Luego sus tallos se raspan un poco para quitarles las fibras. Las hojas también sirven para condimentar caldos y sopas.

El apio crudo o preparado en cualquier forma es un tónico poderoso para los nervios y cerebro. Se ha comprobado que combate la melancolía y las enfermedades renales.

De su lado, las pencas de apio se pueden consumir crudas, en ensaladas, fritas e incluso cocidas. Además, se pueden rellenar con diferentes ingredientes.

Un buen plato de apio fresco con cebolla, pimiento rojo y perejil, le abre el apetito a cualquiera, ayuda a realizar la digestión, al incrementar los jugos intestinales, y a la vez ayuda a expulsar los gases sobrantes. Por otra parte, tampoco hay que olvidar que el apio es un buen regulador intestinal, capaz de aumentar los movimientos intestinales para ayudar a aquellas personas que sufren de estreñimiento.

En definitiva, es una hortaliza muy apetecida que proviene del Norte de Europa desde donde se difundió por todo el mundo. Su comestible más difundido es el tallo, aunque las hojas también deberían consumirse ya que son muy ricas en nutrientes.

Es una planta de la familia de las umbelíferas, a la que pertenecen plantas tan conocidas como el perejil o el hinojo. Aparece como planta silvestre en muchos lugares húmedos y pantanosos.

LO QUE DEBE SABER

– Está compuesto sobre todo de agua y de pequeñas cantidades de hidratos de carbono, lípidos y proteínas.

– Su bajo contenido calórico la convierte en una hortaliza apropiada para los regímenes de adelgazamiento.

– Disminuye la sensación de hambre, pero a su vez favorece la secreción de saliva y se suele aconsejar en casos de inapetencia.

– Además, los frutos del apio resultan muy eficaces contra afecciones articulares, renales e incluso nerviosas.

– Con todo, no se debe de abusar de este alimento ya que suele ser bastante indigesto.

SOPA DE APIO

Se cortan en pequeños cuadritos los bulbos de apio, se estofan en aceite, se vierte agua hirviendo encima y se agregan papas crudas y ralladas o copos de arroz, trigo o avena y se deja hervir 10 minutos más.

ALBONDIGA DE APIO

Se pica el apio y se estofa en aceite con un poco de agua, se mezcla con unos huevos batidos, ajo y cebolla picada, un poco de sal y un tanto de pan rallado hasta que la masa reciba la consistencia necesaria; se deja reposar un rato. Pueden agregarse también hierbas picadas; se forman albóndigas que se cuecen en agua. Se cuelan y se sazonan con cebollas fritas. Se sirven con una salsa al gusto.

APIO FRITO

El apio se limpia y se cuece en un poco de agua; se corta en trozos que se sumergen en huevo batido y pan rallado, friéndolos en aceite caliente.

ENSALADA DE PAPAS Y APIO

Las papas y apios una vez cocidos se cortan en finas tajadas y se preparan con salsa de crema u otra salsa apropiada.

ENSALADA DE APIO

Se ralla el bulbo, se pica el tallo y hojas blancas, se agregan nueces o coco rallado o tomates cortados y se alista con crema o una salsa cruda apropiada.

JUGO DE APIO

Se lava el apio y se pasa por la extractora. Este jugo es aperitivo y tonifica los nervios. Combate el artritismo y el ácido úrico. Contiene en abundancia las vitaminas A y C.

CREMA DE APIO

Se hace un picadillo de apio, zanahorias y puerro, rehogando aceite. Cuando está previamente dorado se agrega una taza de agua y se deja cocinar. Después se pasa por un colador y se vuelve al fuego, agregando un poco más de agua y un poquito de fuego, agregando un poco más de agua y un poquito de sal, dejando hervir unos minutos más. Aparte se bate una yema de huevo con cuatro cucharadas de crema de leche y se añade a lo demás, mezclando bien. Se sirve con cuadritos de pan tostado.