Aplanadora de Opret llega a barrio  Gualey

http://hoy.com.do/image/article/477/460x390/0/94ECC2FC-62D4-4B36-B8B6-9E023BEFB1E6.jpeg

La aplanadora del Gobierno se hizo sentir en la madrugada de ayer en el barrio de Gualey, cuando decenas de guardias obligaron a varias familias a abandonar sus casas para ser derribadas y abrir paso a la construcción de la segunda línea del Metro de Santo Domingo.

Algunos no tuvieron más remedio que aceptar la medida, pues ya habían recibido  150,000 pesos por sus techos la semana pasada, que les entregó  la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) aunque con esos recursos no han encontrado siquiera un solar donde poder levantar algún techo.

La mayoría de los habitantes de Gualey, próximo al puente Francisco del Rosario Sánchez (Antiguo de la 17), se resiste al desalojo, tras definir como “pírrica” la suma de dinero para quienes llevan hasta 40 años en ese lugar y que no  cuentan con otras alternativas para seguir sus vidas.

A Francisco Herrera, con sus ocho hijos, lo obligaron a salir de su casa junto a sus hijos y a media mañana trataba de recuperar algunos materiales como zinc y madera, pero no sabe a dónde llevarlos.

“Si es por ciento cincuenta  mil pesos que el Gobierno quiere esta casa, mejor que me entierren aquí mismo, porque qué voy hacer con esa chilata”, respondió la anciana Vicenta de Aza, con 45 años viviendo en ese lugar.

Aprovechó para indicar a su vecina Martha Vicente, otra anciana que fue obligada a aceptar los 150,000 pesos y que ahora no encuentra hacia dónde mudarse, ya que todas las búsquedas que ha hecho han sido infructuosas.

Rosa Vicente, es otra que dentro de poco será alcanzada por la aplanadora de la Opret, pero su mayor preocupación es la actitud desafiante de las autoridades de que “como quiera se van” con lo que considera un  chantaje inaceptable.

David Francisco Herrera, informó que los guardias eran dirigido por un ingeniero de la Opret que no identificaron, quienes sorprendieron a todos en el momento en que dormían y otros se preparaban para salir al chiripeo.

Ante la situación, Patricia Gómez, coordinadora del Comité para la Defensa de los Derechos Barriales informó que esa organización se declara en sesión permanente para acompañar a los afectados. Aclaró que no se oponen al Metro, sino a la forma en que las autoridades pretenden deshacerse de las familias.

Las claves

1.  El déficit de viviendas

El Comité para la Defensa de los Derechos Barriales Copadeba y el Foro Social Alternativo (FSA) condenan el desalojo, en momento que en el país se registra un déficit habitacional de alrededor de 800 mil viviendas.

2. En el aire

Las 23 familias que fueron obligadas a ceder sus casas por 150 mil pesos no han encontrado a  dónde alojarse

3. La sorpresa

La medida se produce en horas de la madruga, a pesar de que la Opret decía que esa etapa del Metro no iba por ahora. La Segunda línea del Metro se inicia en Los Alcarrizos y terminará en San Isidro, Santo Domingo Este.