Aplicación de la Ley del Libro salvaría a los libreros

Varios propietarios de librerías coincidieron en afirmar que si se aplica la Ley 502-08 del Libro y Bibliotecas, ese sector no estuviera cerrando como está ocurriendo en la actualidad.

Virtudes Uribe, de librería La Trinitaria; Luis Luna, de librería Luna; y Antonio Tolentino, administrador de la librería Avante, las tres ubicadas en la Ciudad Colonial, y Luisa Rodríguez, de Mateca, con sus operaciones en la avenida Abraham Lincoln, expresaron que cuando se promulgó la ley en el 2008 creyeron que era buena noticia, porque dinamizaría el sector con los incentivos que la misma establece. Sin embargo, dijeron que se ha producido lo contrario: la persecución y presión en el cobro de impuestos, en violación a la ley y el no establecimiento de las bibliotecas públicas en todo el país.

Esa ley surge para evitar toda clase de barreras entre el libro y el lector. Son aspectos centrales de ella la exención del ITBIS para la importación de libros y productos editoriales afines de carácter científico y cultural, así como su venta. Tampoco se gravaría con el ITBIS la cadena de producción.