Aportes desinteresados para una mejor salud visual

http://hoy.com.do/image/article/191/460x390/0/AEA288EE-2FCF-4D96-A394-E05C73D026E1.jpeg

POR MIRFAK  ROWLAND
Baja visión o subnormal puede definirse como una visión insuficiente para poder ver las cosas que usted desea ver, a pesar de usar lentes comunes. Según especialistas en el área, este trastorno de la vista es uno de los principales problemas de salud que afecta a la sociedad dominicana y es el principal causante de ceguera en todo el mundo.

El Club de Leones Internacional, como una forma de contribuir con el mejoramiento de la salud visual en el país, ha realizado grandes aportes para erradicar esta problemática con la realización de campañas oftalmológicas, las cuales han contado con el  apoyo de diversas instituciones.

Según Eduardo Morales, quien es un miembro activo y funcionario de la entidad, el servicio está dirigido a reducir al mínimo los efectos de las limitaciones visuales en estos pacientes y a mejorar la calidad de vida en un marco de total autonomía. En este sentido, un equipo interdisciplinario de profesionales trabaja para posibilitar una utilización más efectiva del resto visual a través del uso de ayudas ópticas, electrónicas y técnicas de optimización de la visión.

Entre los aportes que ha realizado la entidad en República Dominicana se encuentran operaciones a pacientes afectados de glaucoma y cataratas en diversos operativos médicos realizados en provincias del país. Estas operaciones, según Morales, han tenido resultados satisfactorios, ya que personas que tenían años padeciendo estos trastornos pueden hoy disfrutar de una visión en óptimas condiciones.

Además, Morales indicó que el ir a un oftalmólogo especialista en Baja Visión aumenta las posibilidades de obtener la mayor cantidad de ayuda disponible. De todos modos recomienda tener en cuenta que mejorar la situación visual y general depende en gran parte del paciente. A estos se les ayuda a través de un tratamiento de rehabilitación con una  atención personalizada, pues se tiene en cuenta la reducción de la visión de cada paciente, sus características y el momento particular que está atravesando.

“Los Leones han escogido como su principal actividad de servicio la lucha contra la ceguera, porque estamos llamados ayudar a los demás. Hacemos miles de actividades enfocadas en la salud visual  como una forma de disminuir aquellas enfermedades visuales que tanto afectan a la sociedad en general, y en especial a la sociedad dominicana”, expresó .

Agregó que este servicio está orientado a aquellas personas  (niños o adultos) con muy baja agudeza visual (aún después de la corrección) y que requieren un conjunto de acciones específicas para utilizar su capacidad visual. El Club de Leones presta estos servicios en una clínica ubicada en la  calle Las Mercedes de la ciudad de Santo Domingo, en la cual se ofrecen consultas  para personas de todas las edades y a precios módicos  con la finalidad de que procedimientos que generalmente son muy costosos puedan ser asequibles para aquella población que, por falta de recursos económicos, no tiene la oportunidad de corregir sus problemas visuales. 

LUCHA CONTRA LA BAJA VISIÓN 

En una cumbre de líderes que lucha contra la ceguera y en particular sobre la baja visión, celebrada en Nueva  York, Estados Unidos,  en el hotel Waldorf Astoria, en octubre del 1999, se reunieron en una cena Mary Ann Lang, vicepresidente de Lighthouse International; Mark Bularsiek, representante de Leones Internacionales; Newton Cara José, eminente médico humanista del Brasil; representantes de la CBM Alemana, institución que impulsa la lucha contra la ceguera en el mundo,  y Juan F. Batlle, médico oftalmólogo dominicano.

El encuentro, que reunió líderes de todo el mundo, se denominó Congreso Baja Visión 1999 de Nueva York y fue organizado por Lighthouse. Se presentó la necesidad de extender el servicio de baja visión a diferentes regiones mediante la instalación de 12 clínicas a nivel mundial.

La República Dominicana, que en aquel entonces tenía el reconocimiento mundial por la realización de la encuesta que se realizó a nivel nacional, y que dio lugar a estadísticas de enfermos diabéticos y afectados del problema de la ceguera, al igual que el éxito en el cumplimiento de la cuota de los megaproyectos para operaciones de catarata SightFirst, rápidamente fue seleccionada  al igual que la India.

El proyecto fue auspiciado por LCIF mediante una subvención mayor denominada cuatro puntos o sea 75% LCIF y 25% el DMR (Distrito Múltiple R- Rep. Dom.).

En el país se había iniciado un centro de baja visión con el aporte generoso del ingeniero Juan Bernal, primer presidente del Club de Leones Santo Domingo-Naco, Inc. Este esfuerzo fracasó por problemas de control operativo y esa fue la razón por la cual las operaciones del centro se iniciaron en abril del 2001 cuando la subvención fue aprobada en agosto del 2000.