Aportes privados superan al gobierno

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/FB61502B-C672-4797-AACB-D1EED133572C.jpeg

POR GERMAN MARTE
El presidente del Bloque de Organizaciones No Gubernamentales (BONG), Juan Ramón Larancuent, afirmó ayer que el aporte de las entidades sin fines de lucro a favor de los sectores marginados del país supera con creces a los del gobierno.

El también representante nacional de la World Association Of Non-Governmental Organizations (WANGO) dijo que es invaluable el impacto del trabajo social voluntario practicado por miles de líderes de organizaciones sociales, comunitarias, religiosas y clubísticas a favor de sus comunidades.

Larancuent significó que la efectividad de esa labor social se debe básicamente a las condiciones y valores de los voluntarios, quienes son personas con iniciativa propia, con creatividad novedosa, pero sobre todo con la suficiente credibilidad en su entorno, como para atraer e incorporar a sus propuestas la participación de personas notables. Durante un encuentro celebrado en la sede del Bongs con representantes de unas 60 ONG, Larancuent sostuvo que la sociedad debe resaltar y reconocer el trabajo social que realizan los voluntarios a favor de la sociedad dominicana, sobre todo de una parte del 60% de la población que vive en la pobreza.

Expresó que el aporte de las ONG no ha podido cuantificarse apropiadamente, ya que son muchas las comunidades que han solucionados problemas como edificación de escuelas, construcción de acueductos y acondicionamientos de caminos vecinales con recursos propios aportados por la comunidad, los cuales representan ahorros millonarios para las autoridades oficiales “La inversión que se hace desde el Estado es inferior a la inversión total que hacen las instituciones no gubernamentales en programas y paquetes sociales en las diferentes comunidades”, expresó Larancuent.

Subrayó que la inversión de los voluntarios es más efectiva y los proyectos salen mucho más baratos que los del gobierno, porque trabajan directamente con la gente, sin “ramas”, ni intermediarios como ocurre en el sector público, donde impera el clientelismo.

Indicó que el  impacto del trabajo social voluntario se ha fortalecido por la capacidad de atracción de recursos de agencias de cooperación internacional y otros organismos de repercusión global, que responden con entusiasmo al observar la suma de voluntades y el impacto que proyectan  las iniciativas en el conglomerado social y en comunidades rurales con altos niveles de pobreza y marginalidad.

Afirmó que múltiples iniciativas y proyectos de soluciones diversas a problemas tangibles no serían posibles  sin el servicio publico voluntario.

Dijo que las organizaciones sociales y comunitarias han evolucionado favorablemente en prácticamente todas las áreas, contribuyendo social y económicamente en las áreas fundamentales, fortaleciendo con sus quehaceres las áreas de salud, educación, tecnificación, prevención y orientación.