¿Apostando a un Nuevo Waiver?

CLAUDIA L. MEJIA-RICART A.
El logro de República Dominicana en conjunto con otras naciones que han desarrollado estructuras fiscales de Zonas Francas en el lanzamiento de los objetivos de la Ronda de Desarrollo o de Doha, fue un waiver en el área de subvenciones y subsidios para estas industrias hasta el 2009, tiempo en el cual los privilegios fiscales concedidos a estas industrias, deberán igualarse al resto de las industrias nacionales de cada una de las naciones a las que se les dio esta prórroga.

¿Existe ya la alternativa de cómo se modificara la legislación que ampara las estructuras de Zonas Francas quienes serán las más beneficiadas del ya firmado aún no ratificado TLC DRCAFTA?

Las Zonas Francas de producción han sido el eje impulsor del controversial TLC entre los países centroamericanos, la República Dominicana y los Estados Unidos de América por entender que de no participar de los privilegios cedidos a los países los centroamericanos, entrarían en franca desventaja con sus más próximos competidores, tomando en cuenta el término desacuerdo multifibra el año entrante, en el cual China y la India se vislumbran como los más competitivos en el ámbito de la producción textil mundial. ¿Merece la pena la firma de un acuerdo que no nos concede nada que no tuviésemos de manera unilateral mediante el CBI por una estructura que solo se mantendría dos años adicionales?

Los privilegios de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe se extenderían a la República Dominicana hasta el año 2007, y a finales del 2009 ya debe haberse hecho las reformas correspondientes a las estructuras de zona franca que hoy ofrecemos. ¿Que hemos hecho?, ¿estamos apostando a un nuevo waiver o tenemos un plan alternativo lo suficientemente atractivo como para mantener las industrias que hoy producen en nuestras zonas francas una vez cambien las reglas de juego? ¿Quiénes manejan esta estrategia, este secreto tan bien guardado?

La necesidad de conocer los planes por lo menos de los próximos cuatro años en materia de comercio exterior son indispensable para el sector productivo nacional, pues la preparación en conjunto del aparato productivo es indispensable para mantener y transformar nuestra economía de acuerdo a las perspectivas institucionales que se le piensen presentar a las industrias nacionales.

Hablamos de cuatro años, ya que definitivamente aún no entendemos la importancia de dar continuidad a una estrategia de nación, no gubernamentalista, la cual supere los cambios de gobierno y las ideas inmediatistas de quienes manejen los destinos de nuestra economía dentro del mundo y hacia el mundo, de nuestra oferta real, y de las aperturas que estamos en capacidad de manejar, tomando en cuenta nuestras capacidades de sustituir tasas aduanales por impuestos, y la seguridad de que en cada caso sean cambios favorables y aplicables a la población dominicana.

Es una obligación que tenemos todos, de exigir conocer hacia donde vamos, y con cuales objetivos; con un calendario estructurado, y un plan general de orientación y capacitación para con ello estar preparados para superar nuestros escollos y potencializar nuestras posibilidades de acuerdo a las perspectivas que se nos planteen.

Si apostamos a un nuevo waiver, queremos saber con quienes contamos para que esta moción sea apoyada, especialmente, luego de conocer que los negociadores dominicanos fueron los últimos y solos que se quedaron para que se impusiera el waiver que ahora tenemos. Si por el contrario estamos concientes de que tendremos que adoptar reformas a la estructura por la cual firmamos un TLC; no sería la posposición de la firma del DRCAFTA por parte de los Estados Unidos de América una buena opción para revisar las negociaciones que se llevaron a cabo y con ello los efectos que estas ocasionaran a las industrias farmacéuticas, agropecuarias e industriales dominicanas, basados en las mismas razones por las cuales este acuerdo no pasara ahora por el congreso estadounidense?

Los continuos cambios globales exigen de una programación concertada y bien pensada, que nos permita liderar nuestras reformas en pos de nuestra propia competitividad.

Mientras tanto: ¿estamos aportando a nuevo waiver dentro del acuerdo de subvenciones para ser planteado en la próxima ministerial de Hong Kong?