Apostemos a la autosuficiencia

La Junta Central Electoral (JCE), por decisión de su asamblea plenaria, ha proclamado que no aceptará que comisiones u organismos externos la ayuden en la organización y fiscalización de las elecciones presidenciales del 16 de mayo de este año.

Tan firme declaración debemos asumirla como una garantía de que no habrá, como en ocasiones anteriores, necesidad de apelar a comisiones de “notables”, nativos o extranjeros, para “destrancar” el proceso  y guiarle la mano a la autoridad electoral en lo que debe ser y es de su absoluta competencia.  Estamos, según parece, en una etapa en que es posible confiar que han sido superados los factores adversos que enturbiaban los procesos electorales.

La Junta ha hecho una proclamación muy firme en el sentido de que serán los votos debidamente escrutados, y no otra voluntad, lo que le otorgará el triunfo a uno de los partidos que competirán en  esta carrera de la democracia. Por otra parte, la acreditación de los grupos de observación locales e internacionales, indica que la Junta no desdeña el gran valor de esta cooperación, que en momentos turbios de nuestros procesos electorales ha permitido resolver inconvenientes   que se presentaban en  las mesas electorales y que entorpecían o trastornaban la marcha de los procesos. Debemos apostar a la autosuficiencia de la JCE para organizar y llevar a feliz término esta competencia de la democracia.

El rescate del Malecón de SD

Santo Domingo es una ciudad que se fue quedando sin lugares de esparcimiento. Por mucho tiempo, los parques quedaron en el abandono y lugares muy frecuentados se convirtieron en poco amigables por el deterioro. Esa penosa situación la ha ido revirtiendo el Ayuntamiento del Distrito Nacional, que ha asumido con celo el rescate de los lugares de esparcimiento.

Ha sido en ese plan que ha rescatado parques abandonados y ha construido otros donde no los había. La modalidad de “Parque de la Canquiña” ha sido una de las iniciativas más acertadas en esta materia, para el disfrute de grandes y chicos. Ahora el Ayuntamiento del Distrito Nacional  ha emprendido el rescate del Malecón de Santo Domingo, una de las áreas más importantes para el recreo de la gente, que  ha estado abandonada, con pobre iluminación y llena de riesgos para la gente. Es una obra de gran valor, que consolida el espíritu emprendedor del Gobierno Municipal.