Aproveche el plátano maduro con fáciles recetas

31_03_2017 HOY_VIERNES_310317_ ¡Vivir!2 C

El plátano maduro es uno de esos alimentos que se suele consumir casi siempre de la misma manera: hervido o en pastelón…
Sin embargo, con este producto se pueden preparar infinidad de recetas que van desde saladas, hasta los más impensables postres.
Y es que pocos son los que se pueden resistir a unos plátanos maduros en su perfecto estado de maduración; pero además de las ya tradicionales recetas, ¿sabía que con ellos puede preparar mermeladas, empanadas e incluso batidos para mitigar los días calurosos tan propio del Caribe?
Como ve, no hay que renunciar a los plátanos porque se maduren.

Recetas

Empanadas de plátano maduro y queso
4 plátanos maduros
8 tazas de agua
Sal al gusto
1 huevo
1/4 taza de harina de trigo para todo uso
1 cucharadita de vainilla
1 taza de queso mozzarella rallado
2–3 tazas de aceite vegetal para freír
Preparación. Lavar y cortar los plátanos a la mitad. Hervirlos con cáscara a fuego medio en una olla grande con ocho tazas de agua y sal al gusto hasta que estén completamente cocidos y blandos (aproximadamente de 5 a 7 minutos). Pelarlos y hacerlos puré con un tenedor; dejar enfriar. Agregar el huevo, la harina, la vainilla y mezclar bien. Poner en el refrigerador por media hora. Sacar y formar bolitas con la masa, aplastar y darle forma redonda en la palma de su mano. Agregar el queso, doblar por la mitad y presionar un poco alrededor para que quede sellado y no se salga el queso. Freír por ambos lados hasta dorar, sin dejarlos quemar. Escurrir sobre papel absorbente.

Pastelón de plátanos maduros y berenjenas
6 plátanos maduros
3 berenjenas medianas
2 tazas de queso mozzarella rallado
1/2 taza de queso parmesano rallado
2 huevos
Harina
Aceite suficiente para freír
Para la bechamel
2 cucharadas de harina
2 cucharadas de mantequilla
1 taza de leche caliente
1 pizca de nuez moscada
Sal y pimienta al gusto
Preparación. Pelar las berenjenas, rebanar y poner en agua con sal por media hora aproximadamente. Cortar los plátanos a la mitad y luego rebanar en tiras no muy finitas. Freír y colocar sobre papel absorbente hasta el momento de usar. Sacar las berenjenas del agua, escurrir un poco. Verter en un plato media taza de harina, en otro batir los huevos y agregar un poco de sal. Poner a calentar un sartén con suficiente aceite, freír las berenjenas hasta que estén doradas (dos minutos más o menos de cada lado). Colocar sobre papel absorbente hasta usar. Para la bechamel, en una sartén pequeña a fuego medio derretir la mantequilla, agregar la harina e ir moviendo constantemente, dejar cocer unos minutos. Luego poco a poco ir integrando la leche, usar un batidor de alambre y continuar moviendo hasta que obtener una consistencia cremosa y tersa (si requiere más leche le puede agregar). Sazonar con sal, pimienta y nuez moscada. Cuando esté lista, colocar en un bol y dejar enfriar. Luego, utilizar una fuente rectangular. Colocar una primera capa de plátanos, cubriendo bien el fondo, luego una capa de queso mozzarella. En la siguiente capa, coloque berenjenas, mozzarella, la mitad de la bechamel, luego plátanos y mozzarella. Presione bien para continuar colocando las últimas dos capas. Berenjenas y mozzarella, luego plátanos, mozzarella, bechamel y parmesano.

Mermelada de plátano maduro

3 plátanos bien maduros
1/2 taza de azúcar
1/4 taza de agua
Unas gotas de extracto de vainilla
1/2 limón
Preparación. Pele los plátanos y córtelos en finas rodajas, póngalos en un bol y rocíelos con el zumo de medio limón. Ponga un cazo al fuego con el agua y el azúcar, caliente a temperatura media alta hasta que el azúcar se disuelva y el almíbar empiece a tomar un poco de color. Incorpore los plátanos y el extracto de vainilla, suba el fuego y cuando empiece a burbujear, bájelo. Cocine a fuego medio-bajo, moviendo de vez en cuando y rompiendo los plátanos con una cuchara de madera, durante unos 20 minutos o hasta que tenga la textura de una mermelada. Recuerde que al enfriar espesará más. Guarde la mermelada de plátano en un tarro con tapa hermética y reserve en el frigorífico. Ya está lista para su degustación.