Aprovechemos al Brexit y a Trump

o1

La salida británica de la Unión Europea y el ascenso al poder de Trump en los EEUU, son disrupciones mayores que pueden ser grandes oportunidades para los dominicanos si nuestro gobierno las aprovecha, o graves amenazas si el gobierno no hace nada.
Disrupción por Brexit:
Efecto del Brexit, los dominicanos y los ciudadanos del CARICOM vamos a perder el libre acceso a los mercados británicos que tenemos bajo el Acuerdo EPA con la Unión Europea. También los británicos van a perder el libre acceso que tienen a la Unión Europea y a los mercados dominicanos y del CARICOM. No tendremos libre comercio; pagaremos aranceles y perderemos todos.
Ante las pérdidas de mercados que sufrirán los británicos con su Brexit, estos ampliarán sus mercados con otros países y lo natural es que graviten hacia los estadounidenses, canadienses, su Mancomunidad y otros países. Los dominicanos debemos colocarnos estratégicamente entre esos países.
Mientras los británicos sigan dentro de la Unión Europea ellos no son soberanos para firmar tratados internacionales contrarios a las directivas supra nacionales de Bruselas; pero nada impide que antes del Brexit los británicos empiecen a negociar con quienes quieran estrechar y fortalecer sus relaciones recíprocamente. Para los dominicanos es de interés nacional profundizar y ampliar nuestras relaciones con los británicos, sobretodo en materia de comercio e inversiones.
Disrupción por Trump:
Los dominicanos también tenemos libre comercio con los EEUU por vía del DR-CAFTA y aunque no somos firmantes del NAFTA, la renegociación del NAFTA nos afectará y obligará a renegociar o abandonar el DR-CAFTA y buscar un acuerdo bilateral de libre comercio con los EEUU. De nuestro gobierno no hacer nada ante esta disrupción, se perjudicarán cientos de miles de trabajadores de las zonas francas y de muchas otras industrias, así como cientos de miles de campesinos, trastornando así nuestro orden social, económico y político.
Ante los cambios que harán los estadounidenses en sus políticas comerciales, de migración y de otra índole con los chinos, los mexicanos y los cubanos, los estadounidenses necesitarán ampliar y profundizar sus relaciones con otras naciones y gravitarán hacia sus aliados más naturales, como el Reino Unido, Canada y el resto de la Mancomunidad británica; así como hacia Rusia e India como contrapesos a China. Para los dominicanos es de interés nacional mejorar nuestras relaciones con los estadounidenses y ser de los países que llenen el vacío que dejen otros países.
Dadas estas circunstancias en los próximos meses los británicos y los estadounidenses comenzarán negociaciones bilaterales con miras a formar un área de libre comercio compuesta por ellos y sus aliados comerciales, entre los que pudiera estar la República Dominicana; si nuestros embajadores en Londres y Washington se movilizaran coordinadamente para lograrlo. Solo falta que el Presidente le confíe a la Cancillería esa importante misión del más alto interés nacional.
Distrupción Global:
El orden global existente está cambiando muy rápidamente y los dominicanos tenemos que adaptarnos. El multilateralismo ya estaba en crisis y ahora está siendo atacado de frente por el Brexit y Trump. Una nueva Orden Ejecutiva de Trump contempla “reducir en al menos un 40% sus aportes a los organismos internacionales” y otra establece una “Moratoria de Nuevos Tratados Multilaterales” en lo que se evalúa y decide de cuáles tratados y Organismos Multilaterales se saldrán. Está claro que los británicos y los estadounidenses han optado por priorizar sus intereses nacionales por encima de sus compromisos internacionales. Este unilateralismo nacionalista es una disrupción mayor y global, que debemos aprovechar.
Existe un creciente consenso entre expertos internacionales de que algo grande está pasando en el mundo. Todo parece indicar que la causa fundamental y transversal de este fenómeno es la actual revolución de las tecnologías de la información, por la cantidad, calidad y variedad de información que le están supliendo gratuitamente a los ciudadanos, empoderándolos como nunca antes con cada vez más conocimiento y más medios sociales para interconectarse y actuar de manera coordinada, descentralizada y eficiente dentro de sus sistemas sociales, económicos y políticos, para cambiarlos. Se trata de una disrupción global, de un proceso de destrucción creativa y de un nuevo renacimiento, una metamorfosis hacia un nuevo mundo, con ciudadanos cada vez más poderosos en detrimento del poder de las elites del mundo.

El autor es el Economista Principal de la Fundación Global Democracia y Desarrollo – FUNGLODE.