Apunte de bolsillo

RODRIGO CARO, (Utrera, 1573-Sevilla, 1647). Escritor español particularmente conocido por su poema Canción a las ruinas de Itálica, de gran contenido moral y tono clasicista. En él, la desolada visión de la antigua ciudad romana plantea una melancólica lección de desengaño. Los críticos señalan este poema como uno de los ejemplos más acabados del clasicismo sevillano, aunque lo tachan a veces de frío, retórico y reiterativo.

Caro destacó como arqueólogo y anticuario, y estudió en Osuna hacia 1596. Se ordenó sacerdote, fue abogado y ejerció en su ciudad natal. En Sevilla desempeñó distintos cargos eclesiásticos y sobresalió como examinador general y consultor del Santo Oficio. Hombre de vasta cultura, mantuvo una intensa correspondencia con las mentes más preclaras de su tiempo: F. de Quevedo, Andrés de Uztarroz, José Pellicer, entre otros.

Su obra, escrita en castellano y latín, posee un carácter eminentemente erudito, y aún no ha sido descubierta por completo, pues muchos de sus manuscritos todavía no han sido editados. Con el seudónimo de Juan Caro publicó Días geniales o lúdicos (1626), repertorio folclórico en el que, en forma de diálogo, se recogen y describen numerosas costumbres españolas desde los tiempos de los primeros pobladores iberos. Su gran interés por el pasado lo llevó a redactar una edición anotada de la apócrifa Historia, de Flavio Lucio Dextro (1627).