Apuntes de bolsillo

Pueblos con encanto: Chinchón, (España ). Famosa por su plaza, su anís y sus mesones, Chinchón es una de las atracciones de fin de semana de los madrileños, que a ella acuden en multitud. Villa histórica, ha sabido conservar el tipismo de su arquitectura popular, potenciando el interés turístico sin dejar de ser un pueblo agrícola. Fue romana y árabe porque restos de ambas culturas se han encontrado en los alrededores de la villa.

En 1083 era un pequeño burgo castellano en la frontera del reino de Toledo que fue fortalecido, aunque al actual castillo de los Condes de Chinchón, emplazado en las afueras, fue construido por doña Beatriz de Bobadilla y su esposo don Andrés de la Cabrera, primeros condes de la dinastía, para dejar clara su autoridad sobre el señorío concedido por los Reyes Católicos. En el siglo XVIII, Chinchón pasó a la corona borbónica. Durante la guerra de la independencia fue asolada por las tropas francesas. Entre los condes de Chinchón figuran Godoy y la infanta María Teresa. El hermano de Goya, Camilo, fue capellán de la villa, motivo por el que el pintor pasaba algunas temporadas en ella.

Chinchón entró a la historia de la botánica cuando el sabio sueco linneo dio el nombre de chinchona a la planta de la quina, traída a Europa por la condesa de Chinchón, esposa del virrey del Perú don Luis Jerónimo, con la que los jesuistas hicieron el único remedio, durante siglos, contra el paludismo.

Tres son los productos emblemáticos de Chinchón: el anís, el pan, y los ajos. El nombre de Chinchón es sinónimo de anís en todo el país. Se elabora desde muy antiguo y tiene un bouquet característico que lo diferencia de otros por el especial matiz que le da la matalahúva de la zona, que es la planta base de su fabricación.

En la película “La vuelta al mundo en 80 días”, el inolvidable y genial Mario Moreno Cantinflas toreó en la Plaza Mayor de Chinchón.