Arafat sufría cirrosis

PARIS (AFP).- Yasser Arafat tenía “cirrosis” de hígado aunque no bebiera alcohol pero “las causas de su fallecimiento son múltiples”, afirma el semanario satírico francés Le Canard enchaîné del miércoles, citando a médicos “que tuvieron acceso al paciente y al dossier”.

   Desde que el dirigente palestino ingresó en el hospital militar Percy de Clamart, cerca de París, los médicos “sospecharon que tenía graves lesiones hepáticas” que podían afectar a su composición sanguínea, escribe el periódico generalmente bien informado.

   Aunque “pronto se descartó” el diagnóstico de leucemia, prosigue el Canard enchaîné, “efectivamente el hígado estaba en mal estado”. “En lenguaje médico se trata de una forma de cirrosis llamada ”mecánica””, añade.

   “Para un público desinformado, cirrosis se asimila a alcohólico pero en ese contexto era imposible”, explica un médico de Percy citado por el periódico.

   Le Canard enchaîné asegura que, según los facultativos, “las condiciones de vida” de Yasser Arafat “en los últimos tres años no arreglaron las cosas” y el dirigente palestino “no pudo gozar de un tratamiento adaptado a su estado”.

   “Lo más probable es que ”las causas de la muerte sean múltiples”. Al parecer, el coma fue provocado por el agravamiento de su estado hepático, dicho de otro modo, de su cirrosis. Con una hemorragia para terminar”, concluye el periódico.

   Desde hace días, entre los palestinos y en el mundo árabe corren insistentes rumores de que el líder palestino, fallecido el pasado jueves en el hospital Percy, fue envenenado por Israel.