Aramis aprende de Sosa y Alou

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/67EE1CC0-7D34-437D-A14F-42EB52A68F2E.jpeg

MESA, Arizona (AP).- Pocos peloteros tienen la oportunidad de jugar junto a dos compatriotas considerados entre los mejores bateadores del béisbol. Aramis Ramírez es uno de esos afortunados y no piensa desaprovechar la oportunidad.

Ramírez, antesalista dominicano de los Cachorros de Chicago, dijo que sus compatriotas Sammy Sosa y Moisés Alou le han servido de ejemplo desde que se unió al club en un canje a mediados del año pasado con los Piratas de Pittsburgh.

Además, el tercera base es vecino de Alou en Santo Domingo, y aprovechó para entrenar juntos en el receso de temporada de grandes ligas.

“Sammy es un ejemplo para todos nosotros los peloteros jóvenes”, expresó el jugador de 25 años. “Es la superestrella del equipo y es uno de los peloteros que trabaja más fuerte”, agregó.

Sosa, jardinero derecho de los Cachorros, se ha convertido en el más prolífico jonronero de las mayores en los últimos seis años. En tres ocasiones ha bateado sobre 60 cuadrangulares, y durante ese período nunca ha disparado menos de 40.

Alou, por su parte, ha visto su carrera afectada por lesiones, pero aún así se las ha arreglado para sacudir 239 vuelacercas en 12 campañas, manteniendo un promedio de 300.

“A Moisés no le gusta hablar mucho, pero sí me ha ayudado bastante”, afirmó Ramírez. “Es un pelotero veterano y sabe lo que tiene que hacer allá afuera. Todavía me falta mucho por aprender y tener un compañero como Moisés es muy importante”.

El tercera base terminó el año pasado con 27 bambinazos, 12 con Pittsburgh y 15 con Chicago, y 106 remolcadas. En 96 partidos con los Piratas acumuló promedio de 280, y con los Cachorros bateó 259.

Su mejor temporada fue en el 2001, cuando promedió 300, conectó 34 jonrones e impulsó 112 carreras.

“Estoy trabajando para subir más, y sacarle lo más que yo pueda a mi talento. Nunca me conformo con nada, todo el tiempo trabajo más fuerte para ser mejor”, indicó.

Ramírez se encuentra en su último año de contrato, y dijo que le gustaría permanecer con la organización, aunque todavía no han iniciado las negociaciones.

“La bola está en su cancha. El tiempo que ellos quieran yo estoy aquí”, dijo.