Arcángel admite nunca haber «sufrido tanto» tras la muerte de su hermano

Arcángel admite nunca haber «sufrido tanto» tras la muerte de su hermano

El reguetonero puertorriqueño Arcángel admitió este lunes que «nunca había sufrido tanto» ni había estado «tan derrotado» y «tan perdido» como tras la muerte de su hermano Justin Santos el domingo en un accidente de tránsito en un puente de San Juan.

«Yo nunca había sufrido tanto! Yo nunca me había sentido tan abajo! Tan derrotado, tan perdido!», expresó Arcángel en su cuenta de Instagram junto a un dibujo de él y su hermano personificando a un ángel.

Justin Santos, de 21 años, falleció en la madrugada de ayer cuando mientras manejaba un Can-Am, una mujer, identificada como María E. Nevárez Torres, de 46 años, transitaba presuntamente ebria por el puente Teodoro Moscoso en dirección contraria de San Juan a Carolina y lo chocó.

Debido al impacto, Justin, quien estaba en Puerto Rico de visita pues residía en Florida (EE.UU.), salió expulsado del Can-Am y falleció por los golpes que recibió.

El reguetonero puertorriqueño Arcángel admitió este lunes que «nunca había sufrido tanto», fuente externa

Otro joven que iba como pasajero también salió expulsado del vehículo y resultó herido.
Además, tras recibir el impacto, el Can-AM chocó contra otro vehículo.

Justin ya se estaba convirtiendo «en el hombre que yo siempre soñé!», siendo «recto, legal, real y con sus cojones bien puestos!», continuó su mensaje Arcángel.

El artista, quien también describió a su hermano como su «hijo, amigo y protector», recordó que cuando nació le cambió sus pañales y le daba de comer mientras su madre se iba a trabajar, aunque no soportaba «ver a un bebé tan lindo llorar tanto!».

«Creciste, y cuando por fin llegó la oportunidad que siempre deseabas que era la de trabajar junto a mi (sic)», prosiguió.

«Te fuiste mi hijo, pero te prometo algo: cuidaré de nuestra madre más todavía así como tú lo hacías y no solo a ella tú cuidabas de todos nosotros», añadió Arcángel, de quien dijo también que su hermano era el protector de todos sus sobrinos.

Igualmente, describió a su hermano como «el más alegre, el que siempre sonreirá y el que siempre quería ver a su familia junta».

«Ahora me toca cuidar de esta familia más que nunca. Y eso lo haré a tu nombre con todas las fuerzas del mundo. Acompaña a Papá Dios mientras él me muestra este nuevo camino por el cual me toca caminar», abundó.

Publicaciones Relacionadas