Arcángel: en RD pude ser niño otra vez

http://hoy.com.do/image/article/146/460x390/0/A7DEC450-1852-487A-AEA4-8B22FC570904.jpeg

JOSELIN RODRÍGUEZ
j.rodriguez@hoy.com.do
El intérprete de reguetón Arcángel aseguró que los mejores años de su niñez los vivió en las dos  ocasiones que residió en República Dominicana.

Nacido en Nueva York el 23 de diciembre de 1985,  el artista señaló que aunque le debe mucho a Puerto Rico y a su público, en el país tuvo cuatro años maravillosos.

  “Cuando yo residía en   Puerto Rico estaba creciendo en un ambiente muy violento. Veía a mis amigos morir o estaban presos. Yo vivía en un sitio bastante caliente, donde los helicópteros aterrizaban encima de las casas buscando a la gente. Cuando vine a este país pude ser niño, pues no veía esas cosas”.

   Arcángel, quien residió en el país en  1995-1996 y en el 2002, dijo que durante esa etapa  se educó y aprendió muchas de las cosas que  ahora le son útiles en su vida.

 Lucha.  Arcángel aseguró que tiene el interés de que se vea a los intérpretes de reguetón “como cualquier artista del calibre de los baladistas, salseros o merengueros”.

  “Yo ando buscando que se nos respete un poco más como artistas y que no nos marginen tanto ni nos clasifiquen simplemente como reguetoneros. El reguetón está un poco marginado”.

Otras razones  que Arcángel considera que este género ha tenido en contra es que ha denigrado a la mujer y que antes las canciones se referían mucho a las armas y la  “matadera”. 

Promoción.  El artista está dando a conocer su primer CD “El disco que nunca salió” de una forma muy original: lo está regalando a los fanáticos con tan solo descargarlo de la página www.arcangellamaravilla.net. “Lo quise hacer  así por lo mala que está la industria disquera”, dijo.

Agradecido

La música y su madre

De su madre, Carmen Rosa Santos,  heredó el gusto por la música, pues fue integrante de la agrupación Las Chicas del Can en los 80.  Para su progenitora no tiene más que palabras de agradecimiento, puesto que es su manager y  su corista. “Parte del éxito que tengo es porque  mi madre, como manejadora, no es cualquier persona, yo sé que  no me va a abandonar”.