Argentina y su producción de leche

Frank Tejada Cabrera.

Argentina, al terminar la segunda guerra mundial en 1945 estaba en condiciones económicas favorables, porque todos los países que estuvieron involucrados en la guerra le debían alimentos, pero tuvo la mala suerte, que a partir de 1946 todos los gobiernos que ha tenido no han sabido dirigir la economía y a pesar de los grandes recursos naturales, la corrupción y la falta de visión política, mantiene a Argentina en el proceso de país en vías de desarrollo. Parece que el dicho, cuando Dios estaba creando el mundo se le acercó un ángel a Dios y le dijo: “le está dando demasiados recursos naturales a Argentina” y Dios le contestó: “No te preocupes que va a estar habitada por los argentinos”.
Argentina tiene una región que se llama Pampa, con un área de 650,000 kilómetros cuadrados, con tierras fértiles y una llanura que por ningún lado se ven las montañas, donde se producen las cosechas agropecuarias, con clima templado, lo que permite que sobre el 80% de la vaca productora de leche son de la raza Holstein, que llegaron de Europa y le sigue la raza Jersey; sin embargo, la producción de carne de res es más rentable que la producción de leche. Este país tiene 10,500 fincas en producción de leche, donde casi no existe el ganado de doble propósito, porque tanto en leche como en carne son fincas especializadas en producir lácteos o cárnicos.
La producción agraria se estima en 53 millones de toneladas métricas de soya, que representa el 54% de la producción agrícola; siendo este país el mayor productor de harina de soya en el mundo. Le sigue la producción de maíz con 23 millones de toneladas métricas, trigo 15 millones de toneladas métricas y 7 millones de arroz, Girasol y otros productos.
El Instituto Nacional de Investigación, conocido como INTA, determina el costo, que permite tener una referencia nacional, pero el negocio de la leche no tiene buena rentabilidad, a pesar de que produce 11,000 millones de litros de leche anual. Leche que se procesa en 900 industrias de las cuales 10 de ellas son muy grandes y procesan el 65% del total y el 35% restantes son industrias más pequeñas. El consumo nacional de leche es de 8,000 millones de litros y el resto se exporta en diferentes productos lácteos. El consumo per cápita son 200 litros al año. La producción promedio por vaca en cada lactancia es de 5,500 litros; siendo el mejor promedio de América Latina, ya que en Estados Unidos cada vaca produce 10,500 litros y en Israel 11,500 litros, con el mayor promedio mundial.
El 42% de las lecherías se desarrollan en tierras arrendadas o alquiladas, lo cual influye en el costo de producción de un litro de leche. La ganadería de leche en Argentina tiene un buen desarrollo tecnológico, pero la actividad lechera en el mundo está en una crisis y en Estados Unidos para poder mantenerse reciben subsidios estatales y en Europa sucede lo mismo y se menciona el caso en Alemania, que una finca con 800 vacas en producción, mantiene el equilibrio económico, porque vende electricidad.