Armas y personas

Armas y personas

Eusebio Rivera Almodóvar

Luego de la masacre de 19 niños en Texas en mayo pasado, vi parte de una entrevista a una empleada de una armería estadounidense llorando frente a una periodista y me sorprendió su supuesta sensibilidad con lo ocurrido, mientras mencionaba una de las expresiones favoritas de los grupos pro-armas en EEUU que dice: “Las armas no matan personas, las personas matan personas” lo que juntamente con lo establecido en la constitución norteamericana sobre el derecho a la defensa propia, son los argumentos predilectos para oponerse a estrictos controles en el comercio de armas. Las lágrimas de esta señora nunca podrían compararse con las de los padres de los niños acribillados por un individuo muy posiblemente trastornado mental.

Un arma no tiene vida ni pensamientos propios para matar personas, pero una persona desarmada no puede cebarse los dedos para disparar ni escupir balas para matar. Es lo mismo si un cirujano está frente a un caso grave y no dispone de instrumentos; el paciente indiscutiblemente morirá; asimismo, las armas son instrumentos esenciales para asesinar.

Le invitamos a leer: Armas de fuego y seguridad

Publicaciones Relacionadas