Arranca la campaña en Venezuela

CARACAS (AFP).- La campaña para las elecciones presidenciales de Venezuela, en las que el presidente Hugo Chávez buscará su reelección, arranca hoy 1 de agosto con una oposición que aún no logra encontrar un liderazgo competitivo.

Chávez, quien tiene planeado lanzar su campaña el próximo sábado, inicia la carrera por un nuevo periodo presidencial con una cómoda ventaja en todas las encuesta, que le dan una intención de voto de 55%, según el más reciente sondeo de Hinterlaces, y hasta 60% según su comando de campaña.

La oposición celebrará elecciones primarias el 13 de agosto, convocadas por la organización civil Súmate, para encontrar desesperadamente un candidato único, pero un sector de los partidos tradicionales apuesta al abstencionismo, que en las legislativas de diciembre pasado fue de 75%.

Sin embargo, a cuatro meses de las elecciones, los tres principales candidatos opositores, el gobernador del Zulia (oeste) Manuel Rosales, el líder de Primero Justicia (PJ, centro), Julio Borges, y el izquierdista Teodoro Petkoff, reúnen juntos apenas 19,6% de las intenciones de voto.

Ante esa oposición, Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática (AD, socialdemócrata), acusó a esos aspirantes de “hacer el juego al gobierno” que en su opinión busca legitimarse en los comicios.

   “Es imposible derrotar electoralmente a este gobierno, porque las condiciones electorales no se han dado”, afirmó el líder político.

   Dijo que los sectores que apuestan a participar en las elecciones, incluido el humorista conocido como “El Conde del Guácharo”, parecen “borrachos peleando por una botella vacía, que es una candidatura que no existe”.

   Ramos Allup proviene de la vieja clase política que Chávez derrotó por primera vez en 1998, desde cuando ha ganado al menos cinco procesos electorales, entre elecciones y refrendos.

   Oscar Schémel, director de la empresa de opinión pública Hinterlace, dijo a la AFP que la clave de la oposición es encontrar un liderazgo que represente a un 49% de la población que no es ni chavista ni opositora.

   Afirma que el último sondeo de julio de la encuestadora indica que un 40% de la población piensa que la situación de Venezuela empeora, un 25% que está igual y sólo 33% cree que mejora. “Ese 33% es el voto duro chavista” afirma.

   La clave del fenómeno Chávez “es que, más que un líder político, es una especie de predicador religioso, que hace despertar los sueños y las esperanzas de la gente”, dijo el experto que cuenta con la asesoría del consultor político Dick Morris, ex asesor de Bill Clinton y del mexicano Felipe Calderón.

   Otra clave es que Chávez se ha logrado desprender de las críticas a su gobierno: un 36% acusa al “entorno” de Chávez de los problemas del país, pero sólo un 17% responsabiliza directamente al presidente, un porcentaje similar al que reúnen todos los precandidatos opositores.

   “El descontento crece con el desaliento y la desesperanza de la gente”, a pesar de que aún no es una amenaza para Chávez.

   Puso como ejemplo la expectativa por la vivienda, con un déficit acumulado de dos millones de casas. Schémel afirma que “en siete años de gobierno de Chávez se han construido menos viviendas que en un año de cualquier gobierno del pasado”.

   Sin embargo, la gente quiere votar “por algo” antes que votar contra algo, “la gente está fastidiada de la polarización, por lo tanto el voto castigo está descartado”, afirma el especialista.

   Schémel afirma que la gestación de un nuevo liderazgo requiere de un tiempo de maduración mayor que los meses que separan de las elecciones del 3 de diciembre, para crear “un nuevo repertorio de valores y subjetividades, otra representación simbólica de la nueva cultura política”.

   En un plazo mayor, de 12 a 18 meses, Chávez puede enfrentar un nuevo desafío, porque “la gente rechaza el antagonismo sin alternativa”, dice.

   Según Hinterlaces, “el 80% de la sociedad rechaza los ataques a la propiedad privada, está en desacuerdo con el mensaje antiimperialista y no quiere una confrontación con Estados Unidos”.