Arranca la campaña navideña amenazada por la crisis

San Francisco
EFE. La campaña de Navidad arranca en EEUU oficialmente en el día de  hoy, conocido como el “Black Friday” (“Viernes Negro”), pero según las encuestas las tiendas estarán más vacías que otros años por la crisis y la competencia agresiva de las ofertas online.

El “Black Friday” es el día siguiente a la festividad de Acción de Gracias, y se conoce con este nombre porque se supone que es cuando las tiendas abandonan los números rojos y entran en beneficios.

Tradicionalmente es una jornada de rebajas de locura y compras frenéticas en los centros comerciales, algunos de los cuales abren sus puertas de madrugada.

Es, además, un día crucial para los comercios de EEUU, pues se calcula que un 40 por ciento de las ventas totales del año tienen lugar ese día y el fin de semana que le sigue.

Este año, sin embargo, la crisis económica mantendrá a muchos consumidores en casa comiendo los restos del pavo del día anterior, según un estudio de la  Federación Nacional de Minoristas (NRF) de EEUU.

La encuesta calcula que unos 128 millones de estadounidenses se lanzarán este fin de semana a las tiendas a la caza de ofertas, pero esta cifra supone un 5 por ciento menos de compradores que el pasado año.

Además, sólo 49 millones, menos de la mitad, aseguraron en el estudio su intención de comprar, mientras que el resto aseguró que esperará a conocer las ofertas antes de abrir el bolsillo. Y eso pese a que este “Black Friday” podría registrar “las rebajas más fuertes de la historia”, según el presidente de la NRF, Tracy Mullin. El sector minorista confía en que Internet sea su tabla de salvación tanto este fin de semana como el lunes siguiente, que en EEUU se conoce como “Cyber Monday” O “Ciberlunes”, porque los comercios ponen a la venta en la red todo lo que no vendieron durante los tres días anteriores.

Menos viajes por crisis 

Washington. EFE.  Los estadounidenses celebraron ayer el Día de Acción de Gracias, la festividad más típica y más sabrosa de su país, en medio de la austeridad por la crisis económica, que hará que disminuyan los viajes por primera vez desde 2002.

La caída drástica de la gasolina, que ahora se vende a menos de dos dólares por galón (algo más de medio dólar por litro), no compensará los aprietos económicos que sufren las familias, que se quedarán más cerca de casa, según la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, en inglés).

Durante el puente del Día de Acción de Gracias habrá 600.000 personas menos en las carreteras, los aeropuertos y las estaciones de trenes que el año pasado, de acuerdo con la organización.

Si se cumplen los pronósticos, se tratará del cuarto día festivo en el que caiga el número de viajeros.

“El estado general de la economía sigue presentando desafíos reales para algunos estadounidenses que quieran viajar durante este Día de Acción de Gracias”, dijo el presidente de la AAA, Robert Darbelnet, en un comunicado.

Aún así, 41 millones de estadounidenses se desplazarán por lo menos 80 kilómetros para estar con su familia en la festividad que más movimiento genera en Estados Unidos, pues supera incluso a la Navidad.