Arrestan oficial ayudó 2 mujeres en cárcel iraquí

BAGDAD (AFP).- Un oficial estadounidense que dirigía la prisión de Camp Cropper en Bagdad fue arrestado y acusado de “ayudar al enemigo” y de haber mantenido “relaciones inapropiadas” con dos mujeres, y se halla detenido en Kuwait a la espera de un eventual proceso.

Esta detención podría implicar un nuevo escándalo, tres años depués de las revelaciones sobre las vejaciones y malos tratos ejercidos por estadounidenses a los detenidos iraquíes de la prisión de Abu Ghraib.

“El teniente coronel William H. Steele está acusado de haber ayudado al enemigo proporcionando un teléfono móvil no controlado a (unos) detenidos, entre el 1 de octubre de 2005 y el 31 de octubre de 2006”, explicó el ejército en una nota que detalla los cuatro cargos que pesan contra el ex alcaide de Camp Cropper.

El oficial también está acusado de haber “fraternizado con la hija de un detenido” y de haber “acordado privilegios a una intérprete para mantener con ella una relación inapropiada”, durante el periodo entre el 20 de octubre del 2005 y el 11 de diciembre del 2006.

También se le acusa de haber conservado ilegalmente documentos clasificados, haber rechazado obedecer órdenes y poseer vídeos pornográficos.

“Fue detenido y ahora se encuentra en Kuwait. Está en detención a la espera de una audiencia, según el artículo 32” del código de justicia militar, explicó a la AFP la teniente coronel Josslyn Aberle, portavoz del ejército estadounidense.

La audiencia prevista en ese artículo es el equivalente en la justicia militar al procedimiento judicial civil estadounidense del gran jurado, que tiene como objetivo determinar si los cargos son consistentes para procesar al sospechoso.

En Camp Cropper, cerca del aeropuerto de Bagdad, estuvo preso el ex presidente iraquí Saddam Hussein. Casi 18.000 personas están presas en Irak por las fuerzas multinacionales, según las Naciones Unidas, principalmente en dos presidios, Bucca, en el sur, y Camp Cropper.

En el 2004, la prisión de Abu Ghraib, en la ciudad homónima situada a unos 30 kilómetros al oeste de Bagdad, se convirtió en el vergonzante icono de la ocupación estadounidense en Irak, por las revelaciones del trato vejatorio que dispensaban soldados estadounidenses a los detenidos.

Lugar de ejecuciones masivas y torturas durante el régimen de Saddam Hussein, Abu Ghraib fue clausurada y devuelta a las autoridades iraquíes en septiembre pasado.

Mientras, este jueves la violencia siguió golpeando a Irak, donde al menos 26 personas murieron.

El principal ataque dejó nueve soldados iraquíes muertos y otras 15 personas heridas por un coche bomba que un suicida hizo explotar en un control del ejército en Jales (80 km al norte de Bagdad), en la provincia de Diyala, frecuente escenario de violencias sectarias.