Arroyo Gurabo: tramos críticos de intervención

Si acontece una grave inundación, la actual vaguada que afecta a Santiago será un mínimo aunque dramático laboratorio de desastre. El análisis efectuado por el Plan Cuenca gestado por CORAASAN y el Consejo para el Desarrollo indica que, expuestas a inundaciones, deslizamientos y derrumbes. De este total el arroyo Gurabo podría afectar el 29.0% de toda la población vulnerable; unas 14,547 personas, igual a 4,156 familias.
La cuenca hidrográfica Santiago cursa solapada sobre un crecimiento urbano que discurre por un área metropolitana superior a 103 km cuadrados. En los últimos 40 años se generaron alteraciones en la calidad del agua. Las descargas de aguas “negras” de viviendas sumadas a efluentes industriales y residuos sólidos lanzados al arroyo Gurabo generan alta contaminación y mayor probabilidad de inundación.
El arroyo Gurabo saneado se visualiza estratégicamente como el área norte del anillo verde de Santiago. Un cinturón verde, protegido y reforestado que debemos asegurar en el entorno del polígono central de la ciudad. Para toda la ciudad un evento de inundación de 100 años de retorno puede producir pérdidas superiores a 270 millones de dólares, afectaría 14,547 personas, 3,636 viviendas, 176 comercios, cuatro industrias, tres escuelas, cuatro instituciones y un centro de salud.
El arroyo Gurabo es una de las ocho grandes subcuencas de la ciudad, que recorre los sectores de Villa Verde, Gurabo Arriba, Los Santos, Ensanche Bolívar, Ensanche Bermúdez, Mejoramiento Social, Buena Vista, Urbanización Paraíso, Gurabo Abajo, Los Rieles, Urbanización Alejo y Gurabo al Medio. Su cauce atraviesa la ciudad en una longitud aproximada de 8 kilómetros lineales medidos desde la nueva avenida Circunvalación Norte hasta su desembocadura en el río Yaque, pudiendo llegar a 12 km si consideramos su transcurrir desde la Cordillera Septentrional.
Al norte de la avenida Circunvalación Norte, el primer tramo de esta cuenca está comprendido entre el inicio de las estribaciones de la cordillera septentrional, a una altura de 183 metros sobre el nivel del mar. El segundo tramo (medio) transcurre desde la calle 10 hasta la avenida Estrella Sadhalá. Esta es zona de alta prioridad. El área posee un carácter urbano diferente, con presencia de vacíos (solares yermos) y áreas poco consolidadas en especial, en la margen derecha del arroyo.
En toda la orilla de este tramo se encuentran barrios vulnerables. La iniciativa Santiago Sostenible del BID plantea la renovación urbana de esta zona con el aumento de la densidad y ocupación de vacíos, realojo de familias, mejora de conectividad, gestión del agua residual y potable y creación de áreas verdes y espacios públicos. El tercer tramo del arroyo transcurre después de la avenida Estrella Sadhalá hasta desembocar al río Yaque.

En un contexto estratégico de cambio climático, las metas en la cuenca hidrográfica de Santiago, especialmente del arroyo Gurabo no debieran de “medias tintas” sino radical: recolectar y tratar el 100% de las aguas residuales, trasladar viviendas vulnerables y crear espacios verdes accesibles y protegidos.