Arte Contemporáneo. En la Galería Shanell ALBERTO ULLOA ¡Inédito, mágico y delirante!

areito 1

El “Circuito de Galerías” que organiza cada año, entre los meses de agosto y diciembre, la Asociación de Galerías de Arte de la República Dominicana (AGA) se ha convertido en la tradicional “temporada” del arte moderno y contemporáneo en Santo Domingo. Son cinco meses durante los cuales se activa un circuito que trasciende el ámbito citadino y que incluso viene incidiendo de manera notable en la dinamización de los programas que desarrollan importantes instituciones artísticas y culturales como el Museo de Arte Moderno, la Galería Nacional de Bellas Artes, el Museo Bellapart, el Centro Cultural de España y el Centro Cultural Mirador.
El penúltimo ciclo del “Circuito de Galerías 2016”, incluye algunas exposiciones individuales que se tornan en una síntesis bastante equilibrada y demostrativa de la diversidad de visiones, la depuración conceptual y la vitalidad creativa que caracterizan las artes plásticas y visuales dominicanas de las últimas cuatro décadas. Entre las más significativas de estas muestras se impone registrar “Los latidos de Ángel”, magistral y conmovedora lección pictórica de la consagrada Elsa Núñez, exhibiéndose desde el 10 de noviembre en los espacios del Centro Cultural Mirador.
En Mesa Fine Art, ubicada en Plaza la Lira II (Ave. Roberto Pastoriza #356 del sector Piantini), Dionisio Blanco, emblemático representante de la Generación de los 70, presenta una exquisita muestra de dibujos a la tinta sobre papel, seleccionados por Juan José Mesa a partir de una carpeta que este gran fabulador del delirio en los “trópicos seculares” había atesorado en silencio desde 1972. Algunas de estas verdaderas delicias de la grafía “dionisíaca” son registros expresivos y energéticos seminales de una serie de obras pictóricas paradigmáticas realizadas por el expositor a lo largo de su exitosa trayectoria.
Una propuestas vital y reveladora de la diversidad y el extraordinario equilibrio que caracterizan la octava edición consecutiva del “Circuito de Galerías” es la exposición “Obras inéditas del Maestro Alberto Ulloa”, inaugurada la noche del pasado jueves 17 de noviembre por la Galería de Arte Shanell en su nueva sede de la calle Lic. José Tapia Brea #278-B del Ensanche Quisqueya. Esta nueva sede en su renovado edificio de tres niveles que incluye dos salas de exposiciones y talleres de enmarcado, no sólo viene a fortalecer el circuito de la AGA, sino también el mismo posicionamiento de la Galería de Arte Shanell a nivel local y en el plano internacional ya que sus nuevos espacios expositivos están diseñados rigurosamente para la presentación de muestras relevantes de arte moderno y contemporáneo.
Compuesta por más de 130 obras, entre pinturas, dibujos y esculturas en madera, bronce y cerámica, “Obras inéditas del Maestro Alberto Ulloa” es la exposición más amplia que se haya realizado en una galería de arte del país con las obras del inolvidable maestro Alberto Ulloa. En la misma, destacan algunas obras axiales en su producción global, tales como “El Amor”, “Vaca loca”, “Gallo loco”, “Amantes”, “La Trucha”, “Ella y el”, “Naturaleza muerta”, “Fantasma”, “Payaso”, “Paisaje”, “Novios de ayer”, “Florecer”, “El músico”, “Trópico”, “Rinoceronte blanco”, “Muchacha azul”, “Atardecer”, “Paisaje de Fuente Louvre”, “Campesina”, “Marina”, “Otoño”, “Cabeza de Torero”, “El natalicio”, “Templo de Camboya”, “El Gallo Angulo” y “Retrato de Lao Zet”.
En la mayoría de estas obras, el título actúa como disparadero de la expectación, la memoria y el pensamiento. Y es que en el mágico, energético y atractivo universo visual de Alberto Ulloa se materializa un equilibrio magistral entre la simplicidad compositiva, la elocuencia del gestual expresivo, la policromía arrebatada, el abigarramiento y las cálidas transparencias de las superficies. Asimismo, Ulloa solía proceder con extraordinaria eficacia en el manejo del collage, los finísimos chorreados, las mutaciones alucinantes y los deliciosos juegos de abstracciones que se nos proponen instintivamente controlados, tal como si el artista huyera perpetuamente de la quietud y el vacío.
En esta magna exposición del maestro Alberto Ulloa que presenta actualmente la Galería de Arte Shanell en el marco del “Circuito de Galerías 2016” y conmemorando el quinto aniversario de su elevación hacia las estrellas, apreciamos la excelente calidad estética que caracteriza su producción simbólica; su asombrosa polisíntesis estilística, así como las huellas profundas de su formación humanística y su depurada sensibilidad espiritual.
Precisamente, ante este formidable conjunto seleccionado por Luís Felipe Cartagena, reconocemos la obra pictórica de Alberto Ulloa como un producto que salía de lo más profundo de su alma eminentemente lúdica; del riñón, lo hepático, la sangre y su consciencia estremecida. Una obra sumamente personal, vinculada a las emociones y al hemisferio izquierdo de la imaginación, la pasión y las estelas del delirio y a través de la cual Ulloa logra al mismo tiempo la trascendencia de la consciencia identitaria y su inmortalidad individual.
Comprometido con la difusión de las expresiones más acabadas del arte dominicano, al igual que el reconocido galerista Ranier Sebelén, Luís Felipe Cartagena es conocedor y admirador apasionado de la obra y la personalidad de Alberto Ulloa, a quien define como “uno de los más grandes y valiosos exponentes de las artes plásticas dominicanas, Titán de Latinoamérica y uno de los grandes pintores latinoamericanos por su genialidad innata de producir arte incomparable con pinceladas extrovertidas y compulsivas, pero muy cargadas de significados”…