Arte de José Feliú brilla con el paso del tiempo

Arte de José Feliú brilla con el paso del tiempo

Tiene una calle en su honor

Provisto de variadas dotes y habilidades artísticas, fue aclamado en Europa, Puerto Rico, Cuba, Haití y repúblicas sudamericanas. Pero es desconocido en su tierra. Fue maestro, “cornetinista”, instrumentalista, director de orquestas y bandas municipales, calígrafo, arreglista y compositor que escribió música de todos los géneros.

José Feliú está sumido en un olvido inexplicable. Antes de conquistar el mundo con su arte, dirigió bandas municipales en Santiago, su ciudad natal, Moca, Monte Cristi y Puerto Plata.

Sus danzas Onaney, Toda ternura, Cariñosa, invadieron originalmente los aires dominicanos. Con su marcha “Málaga” y su obertura “Perla Antillana” se deleitó la Patria.

Pero del insigne músico apenas aparecen menciones en las obras clásicas de la música tradicional.
Gracias a un extenso y conmovedor trabajo de Jaime Lockward publicado en el periódico Renovación en 1937, se pudo conocer la vida de Feliú, esplendorosa por sus triunfos tempranos, y estremecedora por la miseria y el abandono de sus últimos días.

Aparte de ese artículo, el genealogista Víctor Arthur ofreció los nombres de algunos familiares. Y lo cita Juan Ventura en otro sobre Sebastián Rodríguez Lora. Dice que este “se inició en el aprendizaje de la música con su maestro y destacado director de orquesta y compositor José Feliú, en la Academia de Música Municipal que funcionaba en la Escuela del Asilo Viejo de Puerto Plata”.

Agrega que Feliú le enseñó a Rodríguez Lora solfeo “y también el abecé de notación, métrica y armonía. Mantuvo estrechos lazos con el Maestro Feliú y compartió con él en amena tertulia bohemia en el viejo cafetín de Tavito Ortiz, ubicado en El Pie del Fuerte, junto a otros condiscípulos”.

Porque Feliú amaba a La Novia del Atlántico. Allá se trasladó a vivir, desde ella salía a sus giras internacionales y a ese pueblo regresaba siempre. Allí murió.

Le invitamos a leer: Recomendaciones de un experto para identificar y tratar el asma alérgica

Éxito y desdicha. José nació en Santiago de los Caballeros, hijo del español José Feliú, que vino al país durante la Anexión y se quedó. Era también músico y dirigió en Santiago la Banda Militar.

No se conoce el nombre de la madre de su vástago, que recibió clases especiales de armonía y composición con Ignacio Martí.

En las pocas líneas que escribió Juan Francisco García sobre Feliú en su Panorama de la Música Dominicana expresa que era “un hábil cornetista, compositor y arreglista”.

José Feliú estuvo casado con Onaney (se ignora el apellido) y con ella procreó a Zaida Mercedes, quien se casó con Ángel Manuel Batlle Viñas, según los datos de Víctor Arthur.

Lockward consigna que su tronco familiar era noble y que recibió educación esmerada.

“Su labor pedagógico-musical fue fecunda”, agrega.

Vivió en Santiago de Cuba donde eran demandadas y muy bien pagadas sus copias de partitura de piano.
Lo contrató una compañía española de zarzuelas y viajó por algunos países del Continente. “Dondequiera supo distinguirse y conquistar lauros que fueron más tarde rumia y tesoro de recuerdos…”, consigna Jaime Lockward.

Feliú dejó gran cantidad de obras dispersas.

Así lo resumió Lockward: “Orquestador de rara habilidad, compositor de fina y rica vena, director de firme y sensible poder interpretativo, diestro y seguro ejecutante, todas las excelencias del arte, por soberano privilegio de la naturaleza, se hallaban en Feliú reunidas”.

Después de “corta y tranquila agonía” falleció el 23 de julio de 1931, en Puerto Plata, “sobre un blanco camastro del Hospital Ricardo Limardo”. “Del suelo de un café de suburbio le recogieron esa tarde”.
“Su genio ha quedado, en cambio, plasmado eternamente en sus danzas inimitables, verdaderas joyas de expresión folklórica antillana”.

La calle

12 El Pais 15 Esquinap01
José Feliú

El 17 de febrero de 1974 el Ayuntamiento del Distrito Nacional designó con el nombre de José Feliú una calle del sector Vietnam, en Los Minas, junto con las de otras de dignas figuras de la historia dominicana.

Puede leer: Siete cosas que debes hacer antes de tomar café por la mañana y no después

Publicaciones Relacionadas

Más leídas