Arte seductor y convincente

http://hoy.com.do/image/article/338/460x390/0/56B138E2-4EBB-4E4D-8CCA-0CACE2895CC0.jpeg

El Centro León asume en la presentación del arte contemporáneo  una convicción ya comparable a su liderazgo en otros dominios de la cultura. Está en primer lugar el Concurso E. León Jimenes y la exhibición permanente de obras premiadas, y hubo el precedente audaz de “Landing III”, conjunto oriundo de Belice. Ahora triunfan las magníficas “Geografías (in)visibles”, piezas de la colección Patricia Phelps de Cisneros, de la cual anteriormente la institución de Santiago había presentado la muestra de arte colonial.

 Es una exposición riquísima que, luego de disfrutarse más de una vez, se presta no solamente para un comentario de obras tomadas en su singularidad, sino de observaciones de síntesis, relacionadas con sus propósitos, su contenido y su curaduría. Así mismo motiva actividades paralelas importantes.

Esta colectiva, generosa y refinada, nos recuerda las “Pasiones privadas” –según el título de una representación de coleccionistas famosos presentada en París-, pero además la colección de Patricia Phelps de Cisneros sobrepasa el interés personal y se convierte en instrumento de educación y difusión, por una mejor compenetración con nuevas expresiones artísticas, a menudo no aceptadas o incomprendidas.

No sería posible enumerar a todos los competentes miembros ejecutivos de la Fundación Cisneros y profesionales de alto nivel. Queremos, sin embargo, mencionar a Carlos Palacios por ser el curador de esta exquisita selección – el calificativo se impone – y su organizador, volviéndose creador  en segundo grado a partir de la clasificación adoptada, que determina la museografía: Apariencias, Espacios, (In)tangibles, Transparencias y Opacidades. Se ha diseñado una continuidad perfecta para el circuito de la visita.

La exposición. Respecto a las categorías presentadas en las diferentes secciones, “Geografías (in)visibles”  es un territorio de arte plural y ampliado que alterna pintura, dibujo, escultura, instalación, también video, grafismo, foto y libro de artistas, con procesos y medios de expresión abiertos. De algunos autores se exhiben varias obras, disímiles aun en materiales y soluciones, como las de  Claudio Perna – instalación, fotos e hibridación en un mismo artista–.  Este conjunto, pluridisciplinario  en lo visual, podría definirse globalmente como una reflexión sobre la imagen en su dinamismo y su diversidad, sobre modos distintos de ser hoy un artista. La seducción empieza por el impresionante logo – un grafismo evocador de geología, de corrientes, de huellas, de centro y periferia- que propone una lectura abierta y participante. La  gran mayoría de los artistas son latinoamericanos, jóvenes o en su joven madurez: entre ellos nos agradó encontrar a dos excelentes dominicanos Jorge Pineda y Quisqueya Henríquez. Pero hay una presencia –por cierto perfectamente integrada– de artistas externos al hemisferio, en particular germano-austríacos. Uno es el famoso Anselm Kiefer, veterano del arte contemporáneo y huésped permanente del Louvre,  que figura aquí con una obra multimedia pequeña, la cual contrasta con sus habituales vastos formatos. Esta integración se sitúa a dos niveles, la colección y la selección del curador. Su sentido está claro: la inspiración y el sujeto se relacionan con Latinoamérica fuera de la nacionalidad del artista, la identidad cultural se  extiende y se entiende más allá de las raíces, de un localismo convencional y sus frecuentes resabios. Un punto que llama la atención lo constituye el hecho de que, en varias piezas expuestas, la obra en vez de ser creación única producida por la mano del propio artista… está realizada por otro, que acepta gustosamente ese papel de ejecutante y lo hace admirablemente. En las geometrías sensibles de “Velocidades” de Danilo Dueñas; “Dreams” de Luis Roldán, o Franz Ackermann,  el artista-conceptor ha delegado la ejecución de la obra.

Zoom

Definición

Función del coleccionismo

El coleccionismo, institucional o particular, uno de los pilares del arte, articula actualmente el espacio económico al espacio cultural. Asume un conjunto de responsabilidades del mundo y el mercado del arte, entre conservación, enriquecimiento patrimonial, jerarquización de valores estéticos, promoción y reconocimiento de los creadores. El coleccionismo cumple la función primordial de salvaguardar obras magistrales, que pertenecen a la historia del arte, y también de revelar testimonios de la creación, dignos de perdurar, cuyas cualidades e interés podrían pasar desapercibidos sin su intervención.