Arzobispo avizora cambio en las relaciones dominico-haitianas

http://hoy.com.do/image/article/487/460x390/0/8A5275B3-B22F-4A67-AE94-70693D6742C6.jpeg

SANTIAGO. El arzobispo de Santiago, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, consideró que la crisis que vive el pueblo haitiano  luego del terremoto qué causó miles de muertes, provocará un cambio en las relaciones con la República Dominicana.

El prelado afirmó que esos hechos han demostrado que los dominicanos sienten amor y respeto por los ciudadanos del vecino país.

Monseñor De la Rosa y Carpio entiende que con la realidad de la hermana nación se descubre una parte del rostro de los dominicanos, que, según expresó, se manifiesta en cinco valores fundamentales: solidaridad, disponibilidad,  generosidad, fraternidad y   responsabilidad.

“Hubo mucho desprendimiento frente a los haitianos, ya que de múltiples maneras los dominicanos los ayudaban”, señaló el prelado  al participar   en el conversatorio “Perspectiva dominicana ante la crisis de Haití”, organizado por la filial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

La actividad, celebrada en la Alianza Cibaeña, estuvo encabezada por la secretaria general del gremio, Fior D`Aliza Taveras; el director del periódico católico Camino, Apolinar Ramos; el ex secretario general del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), Nelson Peralta; el subsecretario nacional del SNTP, Miguel Ponce; el presidente de la Alianza, Jhonny Guerrero, entre otras persnalidades.

Según el arzobispo de Santiago, los dominicanos mostraron tanta disponibilidad de ayudar a los haitianos, y además de ofrecer las ayudas, también buscaban camiones y llevaban las mercancías directamente hacia Puerto Príncipe.

De la Rosa y Carpio resaltó el desprendimiento de todos los sectores de la vida nacional para ir en auxilio del vecino país, al tiempo que resaltó las ayudas recaudadas a través de la Corporación Santiago Solidario, de esta ciudad, que en un tele maratón logró más de RD$11 millones.

Los aman

Monseñor De la Rosa y Carpio dijo que ahora no podrán decir que los dominicanos no aman a los haitianos. “Esto es una experiencia del sentimiento, que es diferente, y  los testimonios de muchos haitianos, hablando de la solidaridad y de que el presidente dominicano fue el primero que llegó a Haití”, expresó. 

De la Rosa y Carpio entiende que la República Dominicana debe ser solidaria con Haití, como lo ha estado haciendo, pero aclaró que esa nación  debe desarrollarse por sí misma. Sostuvo que la esperanza que tiene es que Haití puede reconstruirse.