Arzobispo critica sobornos y pide crecimiento para todos

28_02_2017 HOY_MARTES_280217_ El País8 A

El arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria Acosta, criticó ayer en el primer “Tedéum” que celebró en la Catedral Primada, con motivo del 173 Aniversario de la Independencia Nacional, que un grupito de gente sea rica y una muchedumbre viva en miseria; criticó las prácticas del engaño, los sobormos y el fraude, y reclamó que el crecimiento económico se perciba en la nación, en el campo, en sectores marginados y jóvenes.
Al pronunciar la homilía de la eucaristía de acción de gracias a Dios, en presencia del presidente de la República, Danilo Medina Sánchez; su esposa Cándida Montilla; la vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández, una gran cantidad de funcionarios del Gobierno, de políticos y diplomáticos acreditados en el país, monseñor Ozoria Acosta demandó que se armonice con la verdad todo el quehacer nacional, político, económico y social, y que se reduzca “la gran brecha entre un grupito de gente muy rica y una muchedumbre de miserables”.
En un discurso sereno, pero contundente, el obispo de Santo Domingo exigió que el desarrollo verdadero se traduzca en beneficio efectivo para las mayorías, “a los barrios marginados, a los campesinos, a los jóvenes que ni estudian ni trabajan, a todos los ciudadanos”.
Ozoria Acosta fue enfático en advertir que se debe dejar atrás el partidismo y la ambición de poder. Fue vehemente en su defensa de los fundamentos de amar a Dios, actuar con la verdad y tener libertad, tres palabras que acompañan al Escudo Nacional y que inspiraron a los padres de la Patria. Sostuvo que se construye Patria cuando se protege y se defiende el bienestar de todos, con amor y con sacrificio.
Elogia tanda extendida y La Barquita. El arzobispo Ozoria Acosta dijo que los llena de esperanza la prioridad que el Gobierno le está danto a la educación, con reconocimiento a la tanda extendida, y le solicitó al presidente Medina Sánchez que repita la reciente experiencia La Barquita, el proyecto habitacional que consiste en entregar apartamentos a familias pobres, con mínimas coutas de pagos. Reconoció que la educación “está centrada en la calidad de nuestros maestros, en la formación integral en valores, el uso de la tecnología, las infraestructuras con servicios complementarios y confiamos en que se siga consolidando la tanda extendida”.
Apuntó que el esfuerzo en educación aun no ha terminado. Asimismo, el prelado invitó a las autoridades del Gobierno a continuar el saneamiento de las cañadas, obras que dijo iniciaron tímidamente en la ciudad de Santo Domingo, para que sean liberados tantos ciudadanos que viven en la insalubridad.