Arzobispo de la Rosa aboga conciliación

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/AC0955A2-4460-4791-9608-F114F0C55F4A.jpeg

POR ANSELMO SILVERIO
SANTIAGO.—
El presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio expresó ayer su esperanza de que la sangre derramada por tantos dominicanos que han caído en medio de la ola de criminalidad, no haya sido inútil y que sirva para frenar la violencia y erradicar muchos delitos que corroen la sociedad dominicana.

El mitrado católico ponderó las medidas adoptadas por el gobierno y dijo que deben ser apoyadas por todos los sectores conscientes del país que “no se han quedado pasivos ante la violencia y se han manifestado de diferentes maneras”. El arzobispo metropolitano de Santiago desea que todas las movilizaciones realizadas por las fuerzas vivas del país se deben a la participación de los ciudadanos, a la participación de la sociedad y de los grupos que han luchado contra la ola de violencia que estremece el territorio nacional.

“Eso nos llena a nosotros de esperanzas y nosotros, creo yo que la República Dominicana no nos hemos quedado como en otros países que se quedan de manera pasiva esperando que otros resuelvan sus problemas” señalando de inmediato que parece que valió la pena estas manifestaciones para que se adopten las medidas que puedan contrarrestar los males nacionales.

El prelado católico se refirió a las disposiciones aprobadas y anunciadas por el Consejo de Gobierno para enfrentar la violencia y la comisión de otros delitos. Entre esas medidas están las que restringe el horario de operación de los negocios, de ventas de bebidas alcohólicas.

Para el arzobispo de Santiago las medidas son oportunas y espera que tanto la sociedad dominicana como las mismas autoridades contribuyan a reducir la violencia y la ola de robos y asaltos que sacude el territorio dominicano.

PATRULLAS A LAS CALLES

Por otro lado, soldados de segunda Brigada del Ejército Nacional al mando del general Carlos Rivera Portes y miembros de la policía  comandados por el general Luís Darío de la Cruz Consuegra se integraron anoche en fuerzas mixtas para iniciar el patrullaje por la ciudad y hacer cumplir los decretos emitidos por el Gobierno  en su plan de disminuir la violencia.

El operativo policíaco-militar se inició durante un acto encabezado por el gobernador José Izquierdo quien dijo esperar que las medidas sean acogidas por todos los buenos dominicanos para que “juntos podamos combatir la delincuencia”.

Los generales Rivera Portes y de la Cruz Consuegra aseguraron delante de los soldados y los agentes que harán cumplir con la disposición del jefe de Estado. Para ello dieron instrucciones a oficiales subalternos que serán los responsables inmediatos de las operaciones.

Los policías y soldados estarán asistidos por miembros del cuerpo de inspectores de la secretaría de Interior y Policía dirigidos por los subsecretarios, Raymundo Félix Pérez y Henry Castellanos.

Los oficiales de los institutos castrenses coincidieron en que esperan que la ciudadanía entienda el propósito del gobierno en su lucha contra la violencia y coopere con estas medidas, al tiempo que pidieron al personal bajo su mando hacer cumplir la ley de seguridad y orden público como militares y policías honestos y serios, sin maltratar la ciudadanía.