Arzobispo de Lima condena que miembros de Iglesia estén vinculados con abusos

pederastia

Lima. El arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, condenó hoy que algunos miembros de la Iglesia estén involucrados en abusos sexuales a menores, en alusión a las denuncias contra exintegrantes y el fundador del grupo católico Sodalicio de Vida Cristiana (SVC), el peruano Luis Figari.

En una misa ofrecida para los devotos del “Señor de los Milagros”, Cipriani dijo sentir “el deber de expresar una condena total cuando vemos que algún miembro de la Iglesia está involucrado en abusos sexuales contra gente menor”.   “Jamás y, por ningún motivo, la Iglesia puede permitir que se ofenda a Dios, con personas que deben dar ejemplo de Dios”, agregó.   El cardenal peruano y máximo representante del Opus Dei en el Perú afirmó que “el que haga daño a un niño, que le cuelguen una piedra de molino y lo envíen al fondo del mar”.

La semana pasada, Cipriani fue denunciado por el presidente del Instituto de Defensa de los Derechos del Menor (IDDEREM), Daniel Vega Farías, en su calidad de moderador del Tribunal Eclesiástico por los delitos de encubrimiento real y personal, obstrucción de la justicia, complicidad y omisión de denuncia, a raíz de las denuncias presentadas por tres víctimas de abuso sexual cometido por Figari en los años ochenta.

Además del cardenal, también han sido denunciados el vicario judicial y presidente del Tribunal Eclesiástico del Arzobispado de Lima, Víctor Huapaya Quispe, y el procurador del Sodalicio de Vida Cristiana, Enrique Elías Dupuy.   El Tribunal Eclesiástico anunció el sábado pasado que demandará al presidente del IDDEREM por considerar que su denuncia “no tiene pies ni cabeza” pues Cipriani no estaba entonces al frente del arzobispado de Lima.

Las denuncias de presuntos abusos sexuales atribuidas a los líderes del Sodalicio, fundado en 1971 por Figari, han salido a la luz en el libro “Miguel monjes, mitad soldados”, presentado el jueves pasado por los periodistas peruanos Pedro Salinas y Paola Ugaz.