Asaltan y matan un comerciante

POR TONY BRITO
BONAO.-
Tres hombres no identificados vestidos de camuflaje militar asaltaron y asesinaron anoche a un comerciante e hirieron a su acompañante en un hecho ocurrido en la comunidad de Sonador, de este municipio, ubicado a unos cinco kilómetros de la ciudad de Bonao.

La víctima fue identificada como Marcos Colón, (Nino), de 41 años, quien recibió cuatro balazos, mientras que su acompañante Máximo Tolentino Valdez, fue alcanzado por una bala que le perforó la pierna izquierda, según diagnosticó el médico legista Cristóbal Ortiz.

Tras el hecho los desconocidos se llevaron una yipeta Mitsubishi, Pajero  placa número G-057191, la cual dejaron abandonada en el paraje Rincón de Yuboa, cuando la policía los perseguía, dos celulares y dos pistolas, así como una suma de dinero desconocida.

El pasado lunes, el gobierno junto a representantes de las  iglesias, el sector empresarial y legisladores adoptaron una serie de medidas a fin de frenar el auge de la delincuencia y criminalidad que sacude al país, la cual ha dejado decenas de muertos y heridos, siendo Bonao, una de las ciudades más convulsionadas por este flagelo.

Según versiones recogidas por este reportero, la tragedia ocurrió cuando Valdez y Colón se apersonaron a la banca La Fortuna, ubicada en la calle 16 de agosto, próximo a la autopista Duarte, a jugar unos números, siendo interceptados de inmediato por los supuestos militares, quienes usaron como argumento para llegar a sus víctimas, el pedido de la cédula de identidad, pero que cuando llegaron a pocos metros, advirtieron que era un atraco.

Se dijo además que la negativa del comerciante y su acompañante de entregar el documento, fue lo que provocó la irá de sus agresores quienes de inmediato la emprendieron a tiros.

El cadáver del comerciante fue llevado a la morgue del subcentro de salud de Piedra Blanca, mientras que el herido fue trasladado al hospital Pedro Emilio de Marchena de este municipio.

Anoche, horas después del hecho, la Policía comenzó las investigaciones de lugar, a fin de dar con los agresores, en tanto, una tensa calma prevalecía en toda la ciudad, donde fueron apostados, como parte de las medidas adoptadas, patrullas mixtas las cuales portaban armas largas.

Un panorama desolador se observaba por las principales calles y arterias comerciales, donde fueron observadas muy pocas personas.