Asaltantes matan clérigos chiítas y sunítas en Irak

BAGDAD (AP).- Varios asaltantes mataron el martes a un clérigo chií y otros dos clérigos sunís fueron encontrados muertos a tiros, según la policía. En la norteña ciudad de Mosul, los soldados estadounidenses combatieron con los insurgentes y una bomba detonada al pie de una carretera mató a dos norteamericanos en Tikrit.

Los asesinatos de los clérigos amenazan con empeorar la violencia sectaria en Irak, al día siguiente de que el primer ministro iraquí Ibrahim al-Jaafari prometió medidas contra todo aquel que ataque a los chiís o sunís. La violencia ha causado la muerte de más de 450 personas desde que fue anunciada la composición de su gobierno el 28 de abril.

En medio de ese ambiente de violencia llegó el martes a Bagdad el ministro de Relaciones Exteriores iraní para dialogar con las autoridades iraquíes, el funcionario de mayor nivel de Irán que visita Irak desde la caída de Saddam Hussein.

Kamal Jarrazi se reunirá con el primer ministro iraquí Ibrahim al-Jaafari, chií, y el canciller Hoshyar Zebari, curdo.

Irak e Irán libraron una guerra de ocho años en la década de 1980 en la que murió más de un millón de personas, pero sus relaciones mejoraron tras la invasión encabezada por Estados Unidos y la creación de un nuevo gobierno. La mayoría chií iraquí ha llegado desde entonces al poder e intentó mejorar las relaciones con Irán, donde también predominan los chiíes.

Un funcionario del Ministerio de Defensa iraquí, el sargento Alwan Jabir Risan, murió acribillado desde un automóvil en marcha en el empobrecido suburbio capitalino de Ciudad Sadr.

Varios atacantes secuestraron y asesinaron el martes a Kanis Mohammed al-Janabi, ex miembro del Partido Baath, y a sus tres hijos, de 17 a 25 años, en Tunis, una aldea situada en el llamado “Triángulo de la Muerte” a unos 30 kilómetros al sur de Bagdad, dijo el capitán de la policía Muthana Khaled.

Los atacantes arrojaron los cadáveres a la carretera desde un automóvil en marcha y los rociaron con fuego de armas automáticas delante de varios horrorizados transeúntes, dijo Khaled.

En el “Triángulo de la Muerte”, que incluye las ciudades de Latifiya, Haswa y Mamudiya, son arrojados con frecuencia los cadáveres de los iraquíes asesinados.