Asegura fusión no habría evitado colapso Baninter

POR TANIA HIDALGO
La técnica en asuntos bancarios, Zunilda Paniagua, al ser interrogada ayer por el jurista Tony Delgado, de la defensa del imputado Marcos Báez Cocco, dijo que la fusión entre el Banco del Progreso y el Banco Intercontinental (Banínter) no hubiese podido evitar el inminente colapso de la quebrada entidad bancaria, ya que su estructura financiera “no podía sostenerse por mucho tiempo”.

Sostuvo que nunca había visto en ningún banco durante su larga experiencia bancaria (más de 30 años), a excepción del Banínter, tantos documentos sin firma, sin fecha, sin cédula y sin soporte. 

La testigo hizo alusión a esta situación al reconocer más de 12 documentos presentados como pruebas por el Ministerio Público y la parte civil constituida  y que les eran presentados por el abogado, tras lo cual éste preguntaba si tenían firmas, si eran originales o si habían sido auditadas por una firma independiente.

Al responder a estas interrogantes, Paniagua reconoció que algunos de los documentos eran fotocopias, que no tenían firmas.

Las alegadas pruebas hacían referencia, entre otras cosas, a los movimientos de la cuenta Bacosa, la cual según las autoridades monetarias y financieras era una cuenta personal manejada por Marcos Báez Cocco.

“Bacosa es una cuenta interna que se manejaba en el Banínter. En esta cuenta se registraban pagos para botes, marina y algunas transferencias a favor de Báez Cocco”, respondió la integrante de la Comisión de Liquidación de la quebrada entidad bancaria, al ser cuestionada en torno a esa cuenta.   

“¿Ese estado de cuenta ocupado por ustedes fue notariado por un notario público debidamente autorizado?”, preguntó el abogado, a lo que la experta en asuntos bancarios respondió: no sé.

A seguidas añadió: “yo  he dicho que todas las cuentas a las cuales se le borraron sobregiros fueron revisadas por la Superintendencia de Bancos y por firmas independientes como PKF, Soriano y Asociados y BDO”.

Con relación al alegado fraude del Banínter, el cual asciende a más de 74 mil millones de pesos, según las autoridades monetarias y financieras, son procesados además de Báez Cocco, Ramón Báez Figueroa, Vivian Lubrano de Castillo, Jesús María Troncoso Ferrúa y Luis Alvarez Renta.

Minutos después de iniciar su sesión de preguntas ante el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, el cual tiene a su cargo el conocimiento del proceso, Delgado pidió a los jueces Antonio Sánchez Mejía (presidente), Pilar Rufino y Yissel Méndez que al momento de considerar el testimonio de la deponente lo haga bajo los efectos de la impugnación formal “que cuestiona la fiabilidad de la testigo”.

Explicó que Paniagua es una testigo no confiable, toda vez que además de deponente a cargo, es querellante.   

En su intervención, Paniagua aclaró que la Junta Monetaria no aprobó el contrato de fusión del Banco del Progreso con la quebrada entidad bancaria, sino que conoció una carta de intención.    

LOS ABOGADOS FIJAN POSICIONES

De su lado, Carlos  Salcedo, al hablar en representación de sus demás colegas de la parte acusadora, precisó que todas preguntas formuladas por el abogado Delgado estaban dirigidas a desacreditar las pruebas por falta de firma y demás, “sin embargo quedó establecido que eso era parte del esquema fraudulento”.

 “Ha quedado confirmado también que la Junta Monetaria, no aprobó nada, sino que simplemente tomó acta o conocimiento de una comunicación que remitió Luis Alvarez Renta y que era un resumen del acuerdo de fusión entre Banínter y el Banco del Progreso”, puntualizó.

Agregó que la carta final de ese acuerdo de fusión la conoció la Superintendencia de Bancos el día 28 de marzo con una remisión que le hiciera al superintendente de bancos,  quien envió “la carta acuerdo final a la Junta Monetaria el 28 de marzo y no el 24 como dicen los abogados de los imputados”.

Estas declaraciones fueron refutadas por Marino Vinicio (Vincho) Castillo, tras precisar que la Junta Monetaria sí aprobó el acuerdo.

 “Yo leí en mi programa La Respuesta, el domingo pasado, el aviso público que apareció en los medios de comunicación e, incluso, la Junta Monetaria y el Banco Central alababan la fusión aprobada dada la solvencia de los dueños del Banco del Progreso. Esa es una miserable mentira”, adujo el jurista al referirse a las declaraciones relativas a que el contrato de fusión no fue firmado.

Adelantó que la próxima semana “vamos a confrontar con la testigo y ustedes verán que es una falacia”.

 “Ese acuerdo lo aprobaron, no existe ninguna carta y es del 24 de marzo de 2003, porque la publicación hecha por las autoridades monetarias es del 25 de marzo, es decir un día después”, puntualizó al tiempo de señalar que otra cosa es que fueran otorgados 60 días de “debida diligencia, que había que ajustar la operación y que la aprobación final iba a depender  del cumplimiento de esas diligencias”.

Vincho refirió que en la publicación, las autoridades monetarias decían que la fusión era una magnifica operación porque los dueños del Banco del Progreso lo garantizaban.

“¿De dónde es que ahora salen con esto de una carta?”, se preguntó el experimentado abogado.

En tanto, Tony Delgado dijo que en sus declaraciones la testigo admitió la procedencia ilícita de todas las pruebas incorporadas por el Ministerio Público y los abogados de las autoridades monetarias.

“Admitió que todas esas pruebas documentales presentadas no fueron ocupadas por las autoridades mediante los oficiales públicos (abogados notarios) que la ley prevé. Son documentos que están incorporados por ellos, pero que violan una norma procesal fundamental relativa a la cadena de custodia, según la cual la ocupación de un documento, en su origen, tiene que estar hecha de conformidad con lo que establecen los procedimientos”, explicó.

 Al comentar las declaraciones de Zunilda en torno a la cuenta Bacosa, expresó que en principio la testigo dijo que conocía el informe pericial de Luis E Aurich, quien fue designado a solicitud del juez que instruyó el caso, “pero cuando se lo puse en sus manos para que me mostrara donde estaba indicado que Bacosa era una cuenta de gastos personas de Báez Cocco, no pudo establecer dónde estaba ese capítulo”.

“Contrario a lo que ella dice de que esa cuenta corresponde a los gastos personales de Báez Cocco, la misma no fue objeto de tratamiento por ese perito”, argumentó.

Detalló que lamentablemente, en la primera fase de su intervención, Zunilda parecía impactante porque se trataba de preguntas y respuestas previamente acordadas con sus abogados, pero “eso se está desvaneciendo”.

 “La parte acusadora alega que esa cuenta correspondía a los gastos personales de Báez Cocco y yo estoy demostrando que es una falacia, que es una acusación falsa”, insistió. 

ABOGADOS DE BAEZ FIGUEROA CONCLUYEN

Al medio día de ayer concluyó el interrogatorio iniciado hace ya más de ocho semanas por los abogados de Ramón Báez Figueroa, Marino Vinicio (Vincho) Castillo, Juárez y Vinicio Castillo Semán y José Antonio Columna a la testigo, dando pasó al representante legal de Báez Cocco.

Para la formulación de las preguntas fungió de vocero Juárez Castillo Semán.

Se informó que Delgado podría concluir su intervención la próxima semana. Luego les tocaría el turno a los abogados de Vivian Lubrano de Castillo, entre ellos Rolando de la Cruz Bello. Posteriormente, seguirían los abogados de Jesús María Troncoso Ferrúa (Reynaldo Ramos) y finalmente los de Luis Alvarez Renta (Eric Raful, Salvador Catrain y Santiago Rodríguez). 

Previo a concluir su intervención, los abogados de Báez Figueroa solicitaron al tribunal la exclusión de 303 pruebas, tras argumentar  que, de acuerdo a la Ley monetaria y financiera, las pruebas presentadas en un proceso sobre la contabilidad de un banco tienen que estar avaladas por auditores externos.