Asesinan 9 personas en Cancún

CANCÚN (México) (EFE).- Los cuerpos de nueve personas hallados ayer en las inmediaciones del aeropuerto de Cancún, corresponden a tres agentes federales antinarcóticos y parecen formar parte de “un ajuste de cuentas”, informó la fiscalía estatal.

   El subprocurador de Justicia del Estado, Luis Alfonso Chi, informó ayer de que entre los nueve cadáveres se logró identificar a tres miembros de la Agencia Federal de Investigaciones(AFI), que tenían muestras visibles de tortura y fueron asesinados con arma de fuego.

   “El hallazgo de los cuerpos se logró por una llamada anónima en las primeras horas de este día, en un paraje a seis kilómetros al sur de Cancún, en donde fueron encontrados cinco cuerpos semidesnudos, visiblemente golpeados y torturados y con un tiro de gracia en la cara, señal de una ”vendetta””, dijo el funcionario.

   Agregó que en un segundo caso las autoridades localizaron en un automóvil abandonado otros cuatro cuerpos calcinados que fueron asesinados la noche del miércoles “a solo dos kilómetros del sitio donde se encontraron los primeros cinco cuerpos”.

   Chi dijo que los agentes federales asesinados fueron identificados como Luis Octavio Guzmán, de 37 años; Roberto Alcántara, de 41, y Fernando Pérez, de 39, “quienes tenían como comisión esta plaza desde hace un año y medio”.

   Respecto a los cadáveres restantes, el funcionario dijo que el estado en que se encontraron hace difícil la completa identificación pero afirmó que fueron asesinados recientemente.

   Con los nueve muertos de hoy suman doce los asesinatos violentos ocurridos en una semana debido a las pugnas entre los carteles del narcotráfico que se disputan esta plaza.

   El pasado lunes 22 fueron encontraron otros tres cuerpos Cancún que habían sido asesinados en parecidas circunstancias, golpeados, torturados y eliminados con un tiro de gracia.

   Los recientes crímenes contra elementos de la AFI se suman al proceso de crisis que hay en ese destino turístico debido a las luchas entre las autoridades y a la falta de fondos para cumplir servicios mínimos de seguridad y limpieza.

   Por esas razones el Gobierno federal ha enviado un contingente de 120 policías federales encargados de garantizar la seguridad en la ciudad e intentar reducir los índices de delincuencia para evitar el descalabro de este destino turístico.