Así no fue que hablamos

En veces me pregunto si valió la pena salir a las calles a construir  la libertad y la democracia, mientras algunos zánganos permanecieron a la espera del guiso que colocaran los alimentos sobre la mesa, apartar a los luchadores y sentarse antes que nadie a disfrutar del condumio.

En veces me pregunto si fue que en los afanes por cuidar que la débil llama de la institucionalidad  iluminara el camino nos descuidamos en educar,  en ejemplarizar con nuestras conductas.

En veces me pregunto si  estábamos tan ocupados haciendo un camino para que en el país imperaran una  adecuada y respetable administración de las leyes,  jueces justos,  autoridades que actuaran  apegadas a los mandatos de la Constitución, que no logramos crear una  conciencia  donde la honradez, el trabajo, el respeto por los demás, el rechazo de la corrupción, fueran las normas de acción de todos

En veces me pregunto si  nos dejamos cegar  y permitimos el cambio del modelo de actuar acorde con los principios morales que enseñan a no robar, no matar, no mentir, no chismear.

En veces me pregunto si es cierto que la vergüenza está de vacaciones permanentes y que la sociedad dominicana ha sufrido un vuelco tan profundo que la vida se volvió patas arriba y todo aquello por lo que hemos luchado se convirtió en un saco de sal que echamos al mar, a ver si éramos capaces de elevar el nivel de las aguas en la playa. En veces me pregunto  en qué momento de la historia comenzó un proceso de reversa que algunos creen indetenible y permitimos que nos  embrujaran para que no viéramos cómo y dónde se perdió el rumbo cierto del camino en que íbamos consolidando el presente, construyendo futuro y comenzó un proceso de reversa que algunos creen indetenible.

Ahora me doy cuenta de que la sociedad dominicana de hoy no  es el fruto de las luchas de mi generación que tan importantes logros produjo con el propósito claro y definido de que este fuera un mejor país, como dijo Hipólito Mejía, pero para todos.

¿Todas aquellas luchas se produjeron para que personajillos como Leonel Fernández y su caterva de insignificantes se alzaran con los recursos del Estado y se convirtieran en millonarios de la noche a la mañana? ¿Permitiremos que prevalezcan la injusticia y la impunidad?

 ¿Permitiremos que las glorias del Partido Revolucionario Dominicano sean cosechadas por “Jaliscos” de nuevo cuño,  salteadores que actúan en  política como si fuese un juego de azar donde las cartas marcadas darán ganancia a quienes son capaces de cualquier bajeza, de cualquier traición?

 ¡Vámonos a las calles! en nuevas jornadas por la libertad y la democracia a reclamar los derechos conculcados.