Así se vive en el buque hospital USNS Comfort

Así se vive en el buque hospital USNS Comfort

USNS Comfort

De color blanco y con una cruz roja en el costado de babor y estribor como emblema de un centro de salud permanece anclado en el medio del mar el buque hospital USNS Comfort en el que doctores y voluntarios de siete países latinoamericanos comenzaron hacer procedimientos médicos a pacientes de escasos recursos.

Para vivir esta experiencia de lado del personal de salud, el periódico Hoy realizo un recorrido para conocer como conviven los médicos dentro de un hospital flotante, y como es el interior del buque.

Al abordar el barco, se visualizaba una larga escala separando la entrada del buque al puerto Sans Soucí, y el recibimiento con un letrero en acrílico por parte de los médicos y soldados “Bienvenidos al USNS Comfort”, y de lado, una pared con dibujos y testimonios elaborados por niños y diferentes pacientes agradeciendo a los doctores sus atenciones.

Interior del USNS Comfort

En el primer nivel la temperatura va cambiando los pasillos son fríos y la disciplina es estricta, el piso estaba divido por líneas de seguridad, y al caminar no se podía salir de la misma según el marino americano Lucas para velar por el orden y seguridad de los pacientes.

El marino, quien fue el guía del recorrido, explicó algunas de las áreas de servicios del hospital, la primera fue la sala de Chequeos Visuales el cual indico que los pacientes que persisten con algún problema visual reciben chequeos de rutina y tratamiento, pero dependiendo la situación de gravedad reciben cirugías y lentes gratuitos para una evolución más efectiva.

Puede leer: Está en el país buque de EEUU que ofrece atención médica

Al lado se encontraba el salón de Chequeos Dentales, donde odontólogos colombianos y mexicanos realizaban trabajos de trasplantes dentales a personas de tercera edad, y limpiezas de caries a niños y adolescentes.

En el segundo nivel Luis Pérez médico colombiano y coordinador de la sala de emergencias, señalo que el barco tiene 12 salas , y 1,000 camas, en el que 800 están divididas para cuidado intensivos en donde reciben pacientes acorde a su estado de gravedad.

Agregó que la mayoría de los pacientes que han recibido hasta el momento son de hospitales públicos y dependiendo de su estado de gravedad son recibidos en el helipuerto que esta conectado por ascensores y rampas del barco para evitar contratiempos de una ambulancia desplazándose en tierra.

Otra subdivisión visitada fue cuidado intensivos, allí Johanna Rivera coordinadora mexicana del área, señalo que los equipos de anestesia, laparoscopia, y la mesa de instrumentación están siempre en orden para recibir al próximo paciente.

“En este buque tenemos todo, ha sido una bendición poder trabajar en ayudar a las personas que más necesitan, hace unos momentos terminamos una cirugía y tenemos otras más programadas”, expresó.

Dijo que las cirugías pueden ser mínimas o demandadoras todo depende lo que pueda surgir, afirmando que la tripulación siempre debe estar preparado para toda eventualidad.

Historia de los voluntarios

Rafael Fernández de 23 años tiene cuatro años formando parte del equipo militar USNS Comfort, actualmente reside en Florida pero es dominicano criado en el barrio de Herrera de la capital.

Manifestó que desde pequeño le gustaba ayudar a las personas y cuando termino de cursar el bachillerato ingresó al cuerpo de marines de Estados Unidos para poder brindar su apoyo y conocimientos a toda la comunidad latina.

De su lado Leandro Corporán criado en San Cristóbal, pero actualmente vive en New Jersey, labora como entrenador de terapia física dentro del barco, y tiene 8 años formando parte de la tripulación, dijo sentirse orgullo de poder volver al país para ayudar a sus compatriotas y aportar un grano de arena en los más necesitados.