Asonahores aboga porque se preserve la Bahía de Samaná

La Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores) abogó ayer porque se preserve la Bahía de Samaná y porque su entorno se conserve libre de elementos contaminantes.

Asimismo, reclamó sanciones para los responsables de la utilización del puerto de Arroyo Barril, como un depósito de desechos industriales.

Consideró necesario, asimismo, sentar un precedente estableciendo responsabilidades y sancionando a los responsables del traslado a Samaná de desechos industriales procedentes de Puerto Rico.

“Debe realizarse una investigación exhaustiva para aclarar todo lo relacionado con este hecho, la cual debe hacerse cuanto antes y ser puesta a disposición de la sociedad”, expresa.

La entidad sostiene que la península de Samaná tiene condiciones excepcionales para el desarrollo turístico, por lo que su futuro no debe ser hipotecado con actividades que afecten negativamente el medioambiente y dañen su reputación, como lugar libre de riesgos.

El desarrollo turístico de esta región puede producir ingresos al país por cientos de millones de dólares, crear miles de empleos directos e indirectos y aportar una oferta diferente creando un nuevo atractivo, afirma Asonahores.

Según entiende el puerto de Arroyo Barril y otras áreas de la bahía y el litoral de Samaná, son puntos ideales para el turismo de cruceros y para crear marinas que acogerían miles de embarcaciones turísticas.

“Igualmente, no debe olvidarse que Samaná es un lugar único en el Caribe y uno de los contados lugares en el mundo donde se puede disfrutar del espectáculo singular de la observación de ballenas”, refiere.

Agrega que esa riqueza comenzó a aprovecharse, por lo que su presente y futuro no puede ponerse en riesgo, permitiendo que personas irresponsables utilicen el puerto de Arroyo Barril ni ningún otro lugar, para actividades seriamente cuestionadas por causar daños graves al medioambiente.