Aspirarían Plebiscito decida si Leonel debe seguir más allá de 2012

En el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) las posiciones están divididas con el pacto entre el presidente Leonel Fernández y el perredeísta Miguel Vargas.

Quienes aspiran a la presidencia de la República para el 2012 están de plácemes, pero  funcionarios y  cercanos colaboradores del mandatario, incluyendo parte de sus aliados, no se quieren resignar a que su  líder  no pueda continuar una vez culmine el actual período de Gobierno.

Por ello, revelaron fuentes a HOY, hay quienes  propugnan porque en la propuesta modificación constitucional   se establezca el principio de la no reelección consecutiva pero que, sin embargo, se faculte al pueblo para que a través de la figura del  referendo o plebiscito decida si quiere o no la reelección.

El vicepresidente ejecutivo de Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Servio Tulio Castaños Guzmán, explicó que si se prohíbe la reelección consecutiva en la Constitución, aún cuando esté la figura del plebiscito y el referemdun, es constitucionalmente imposible  establecer una disposición que  no está permitido en la Carta Magna.

Contentos.  Ese pacto podría ya abrir las apetencias por el poder para las elecciones de  2012 a prominentes dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), entre ellas  Franklin Almeyda, Radhamés Segura, Danilo Medina y José Tomás Pérez, entre otros. Ya Almeyda, Jaime David Fernández Mirabal y Segura han manifestado que si Leonel no va ellos aspirarían.

Con bembitas. Se dice que los que no están satisfechos con el pacto son los seguidores y hasta fanáticos del mandatario, así como  los que  ocupan importantes cargos públicos y han sido funcionarios en los anteriores gobiernos de Fernández. Para refutar la decisión, alegarían que sólo el actual  Jefe de Estado garantizaría el triunfo al PLD para el 2012.

El Referendo

La Asamblea Revisora aprobó  el Referendo u otra forma de consulta popular, como un derecho de los dominicanos para decidir sobre los asuntos que se les propongan. De aprobarse  el pacto entre Fernández  y Vargas, el país volverá a lo establecido en la Constitución de 1994,  que  prohíbe la reelección consecutiva pero la permite  alterna, o sea luego de transcurrir  un período presidencial.