Assange y Garzón desafían a poderosos  

El ex juez Baltazar Garzón, famoso por haber hecho posible un juicio contra el intocable ex dictador chileno Augusto Pinochet, ha ayudado ahora a poner el caso de Julian Assange en los primeros planos de la opinión pública mundial. Ayer, por ejemplo, el promotor de Wikileaks hizo una defensa pública de su caso que acaparó la atención de la opinión pública universal. Assange también logró un apoyo comedido de la Unión de Naciones Sudamericanas.

GUAYAQUIL, Ecuador

AFP.  La Unasur exhortó ayer a Ecuador y Gran Bretaña a iniciar una “negociación directa” para solucionar el conflicto por el asilo a Julian Assange y apoyó a Quito ante la eventualidad de un ingreso por la fuerza a su embajada en Londres para detenerlo. 

Los cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas, reunidos en Guayaquil (Suroeste), manifestaron “su solidaridad” a Ecuador por las amenazas que Quito afirma haber recibido de una posible irrupción policial británica en su embajada.   Exhortaron asimismo a “las partes a continuar el diálogo y la negociación directa en procura de una solución mutuamente aceptable”, de acuerdo con la declaración conjunta leída por su secretario general, el venezolano Alí Rodríguez.   En el texto, los ministros declararon su “solidaridad y respaldo al gobierno de Ecuador ante la amenaza de violación del local de su misión diplomática” y reiteraron el “derecho soberano de los Estados de conceder asilo”.

Pide EU deje “caza de brujas”.-  Assange hizo ayer desde un balcón de la embajada ecuatoriana su primera aparición pública tras dos meses de encierro, en la que agradeció el apoyo de Quito.  Refugiado desde hace dos meses en la embajada ecuatoriana en Londres, Assange hizo este domingo su primera aparición pública y desde un balcón pidió a Estados Unidos que cese la “caza de brujas” contra Wikileaks y dio las gracias a Ecuador por su “valentía”.  

El fundador de Wikileaks, se dirigió a sus numerosos seguidores y a más de un centenar de periodistas desde el balcón de la embajada, donde se refugió el pasado 19 de junio huyendo de la justicia británica que se disponía a extraditarlo a Suecia.   “Pido al presidente (Barack) Obama que haga lo correcto. Estados Unidos debe renunciar a su caza de brujas contra WikiLeaks”, dijo Assange, de 41 años, que no puede poner un pie fuera de la embajada porque se expone a ser arrestado.   Assange también dio las gracias al presidente ecuatoriano Rafael Correa “por la valentía que ha demostrado en tomar en consideración y concederme asilo político” y tuvo también palabras  para sus simpatizantes.

Contra la amenaza

Los cancilleres de Unasur se reunieron un día después de los de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), convocados por Ecuador que afirma que el gobierno británico le amenazó con penetrar a su embajada para detener a Assange.   En la cita estuvieron presentes los cancilleres de Ecuador, Ricardo Patiño; Venezuela, Nicolás Maduro; Colombia, María Angela Holguín; Uruguay, Luis Almagro; Perú, Rafael Rocagliolo; y Argentina, Héctor Timmerman.  

“Ecuador actuó correctamente. Cuando Assange llegó a su embajada le dio un trato digno y busco resolver la situación por la vía del diálogo. Es Gran Bretaña que con esta declaración amenazante rompe las reglas de juego”, dijo el canciller venezolano Nicolás Maduro a la prensa tras la cumbre con cancilleres y representantes de 10 países sudamericanos.   “Si comparamos las fuerzas de los dos países las diferencias son atómicas. Si comparamos la razón de los dos países, la razón está con nosotros”, dijo por su lado el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.   “Esperamos que el Reino Unido pueda tomar las medidas necesarias para volver al diálogo” con Ecuador, agregó.