Atacan a tiros el helicóptero en el que viajaba el presidente de Colombia

Atacan a tiros el helicóptero en el que viajaba el presidente de Colombia

Colombia. El helicóptero en el que viajaba el presidente de Colombia, Iván Duque, fue atacado a tiros el viernes en el noreste del país. Se trata del primer atentado de este tipo contra un jefe de Estado en la historia reciente.

El mandatario aseguró que tanto él como los miembros del gobierno que lo acompañaban se encuentran a salvo. “Quiero informarle al país que luego de cumplir un compromiso en Sardinata, en el Catatumbo colombiano y aproximándonos a la ciudad de Cúcuta, el helicóptero presidencial fue víctima de un atentado…

Tanto el dispositivo aéreo como la capacidad del aeronave evitaron que ocurriera algo letal”, dijo Duque en una declaración oficial desde Cúcuta, sin especificar la hora del ataque ni sus posibles autores. El helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC-0007, recibió varios impactos de bala, según se observa en un video difundido por la Presidencia.

La aeronave se desplazaba por la región del Catatumbo, fronteriza con Venezuela y donde operan varios grupos armados. Junto con el mandatario también se transportaban el ministro de Defensa, Diego Molano; el ministro del Interior, Daniel Palacios, y el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano, quienes asistían a un evento llamado “Paz con Legalidad, capítulo Catatumbo Sostenible”.

Se trata del primer atentado contra Duque, aunque en el pasado la inteligencia militar ha detectado planes infructuosos. En 2018, cuando el presidente iniciaba su mandato, el gobierno informó que investigaba “posibles atentados” en contra del mandatario a llevarse a cabo en un evento público.

El presidente calificó el atentado contra su vida como un acto “cobarde” y aseguró que esto no lo hará desistir de luchar contra el narcotráfico, el terrorismo y la “criminalidad organizada que operan en el país”.

“El mensaje es que Colombia sigue siempre fuerte enfrentando la criminalidad y nuestras instituciones están por encima de cualquier amenaza“, añadió. Cúcuta, la ciudad a la que se transportaba, se mantenía en alerta de seguridad debido a que el 14 de junio se registró un atentado con un coche bomba en una base militar que causó 36 heridos, entre militares y civiles.

Las autoridades todavía no han confirmado los autores del hecho, sin embargo, han señalado la presunta responsabilidad de las disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), guerrilla que negó estar detrás del crimen.

El atentado al helicóptero presidencial fue rechazado por la comunidad internacional. El canciller mexicano Marcelo Ebrard expresó su solidaridad con Duque y dijo en un mensaje de Twitter que “México rechaza la violencia y respalda a las instituciones democráticas de Colombia”. La cancillería de Argentina emitió un comunicado poco después y manifestó “su más enérgica condena al atentado que sufrió durante la tarde de hoy el helicóptero en el que se desplazaba el presidente” colombiano.

Agregó que el país “reitera su más firme rechazo al uso de la violencia”. Más tarde Juliette de Rivero, representante de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, aseguró que se trató de un “un acto de violencia inadmisible”, mientras que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el ataque a través de mensajes de Twitter.

La Embajada de Estados Unidos en Colombia también condenó “enérgicamente el cobarde ataque contra helicóptero” y celebró en Twitter que “todos estén a salvo y felicitamos a los pilotos que llevaron la aeronave a un aterrizaje seguro”. Los principales líderes políticos del país también se pronunciaron.

“Este es un atentado contra ciudadanos, contra el presidente y contra nuestra democracia que condeno y rechazo profundamente. A Colombia la tenemos que cuidar de la radicalización y la romantización de toda forma de agresión violenta”, aseguró en Twitter la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

El expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), padrino político de Duque, señaló en la misma red social que “por fortuna el Presidente Duque y los integrantes de su comitiva salieron ilesos. Gracias a Dios”.

Uribe fue víctima de varios atentados durante su mandato. En 2005, un lanzacohetes fue lanzado desde una casa cercana al aeropuerto hacia la pista en la que su avión iba a aterrizar en Neiva, al suroeste del país, sin dejar lesionados.

Publicaciones Relacionadas