Ataques Al Qaida dejan 24 muertos y 222 heridos

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/237D32E1-FE86-4027-B1A9-20C868221613.jpeg

ARGEL (AFP).- Al menos 24 personas murieron y 222 resultaron heridas en dos atentados casi simultáneos ayer, miércoles, en Argel, uno de ellos contra la sede del Gobierno, en pleno centro de la ciudad, que fueron reivindicados por Al Qaida.

Al Qaida en Magreb, como se rebautizó recientemente el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, afirmó que habían sido perpetrados por tres kamikazes, cuyas fotografías publicó en una web islamista.

Según la información de esa página de internet, utilizada habitualmente por la red terrorista liderada por Osama Bin Laden, en el ataque murieron 53 personas.

El atentado más sangriento, el del Palacio de Gobierno en Argel, sede del primer ministro y otros departamentos –entre ellos Interior–, fue perpetrado por Muadh Ben Jabel al volante de un vehículo cargado con 700 kilos de explosivos, y “causó 45 muertos”, siempre según ese texto.

Zubeir Abu Sajida, atentó con otros 700 kg de explosivos contra “la sede de Interpol” en Bab Ezzouar, en la periferia este de la capital, y dejó “ocho muertos”, sigue la nota.

Y un tercer atentado con coche bomba, éste con 500 kg, perpetrado por Abu Dajjana, tuvo como blanco “la sede de las fuerzas especiales de la policía”, también en Bab Ezzouar, en la carretera que lleva al aeropuerto, siempre según ese comunicado, que en este caso no ofrece un balance de víctimas. Las autoridades argelinas, por su parte, dieron cuenta de 24 muertos y 222 heridos en su balance, todavía provisional.

La versión dada la tarde del miércoles por estas fuentes coincide con la anterior: los atentados fueron obra de kamizakes con coches bomba, uno contra el Palacio de Gobierno, cuya fachada se derrumbó, y otros dos contra la policía en Bab Ezzouar, que dañaron mucho sus dependencias.

El jefe del gobierno, Abdelaziz Belkhadem, condenó inmediatamente estos actos “criminales y viles”. Estados Unidos y la Unión Europea también condenaron el ataque y ofrecieron su apoyo a Argelia. El presidente francés, Jacques Chirac, y el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, expresaron sus condolencias. También el secretario general de la Liga Árabe, Amr Mussa, condenó “firmemente” los atentados “terroristas” que golpearon a Marruecos y Argelia, mientras Rabat pidió una “cooperación reforzada” de los países del Magreb contra el terrorismo.

En su comunicado, titulado “La conquista Badr del Magreb islámico” y firmado por el “Movimiento Al Qaida en los países del Magreb islámicos – Comisión de información”, el grupo anuncia nuevos atentados y afirma haber llevado a cabo en este mes de abril otras acciones contra el gobierno argelino. El sábado se produjo un duro enfrentamiento entre el ejército y un grupo islamista en Ain Defla (oeste de Argel) que costó la vida a nueve militares.

Además, en el este del país, el ejército lleva a cabo desde hace 20 días una operación de rastreo en Kabilia, en la región de Béjaia, donde varios miles de militares y miembros de los Grupos de Legítima Defensa (GLD, fuerzas auxiliares) están al acecho de un centenar de miembros del Grupo Salafista.

Desde inicios de abril, al menos 33 personas, entre ellas 15 miembros de las fuerzas de seguridad, murieron en ataques atribuidos a los islamistas.

Argel se reencuentra así con los atentados que los últimos años habían sido frenados por el despliegue de fuerzas de seguridad en la ciudad.

El 31 de enero de 1995, la capital ya fue testigo de un atentado suicida contra la comisaría central, que causó al menos 42 muertos y 50 heridos.

Además, los ataques de este miércoles se producen al día siguiente de otras acciones terroristas en Casablanca, la capital económica de Marruecos, donde tres kamikazes murieron al hacer estallar las cargas que llevaban encima y otro fue abatido por la policía, uno de cuyos agentes también perdió la vida.