Ataques en Irak dejan 36 muertos; hallan 13 cuerpos

IRAK

BAGDAD. AP. Ataques en diversas partes de Irak, incluido uno en un funeral suní, dejaron 36 muertos el miércoles, en tanto que la policía halló los cadáveres de 13 hombres con heridas de bala en la cabeza en dos lugares de la capital, informaron las autoridades.   

Era frecuente hallar cadáveres durante la violencia sectaria de 2006 y 2007, cuando el país llegó a estar al borde de la guerra civil. Las cifras ahora son menores, pero una ola de violencia que ya lleva siete meses ha generado temores de un rebrote de esa situación.

Los agentes hallaron ocho cadáveres en una zona agrícola del distrito Arab Jabur, controlado por suníes, según un policía. Todos los cuerpos son de hombres de entre 25 y 35 años, agregó.

Arab Jabur, un antiguo baluarte de las fuerzas insurgentes, está unos 25 kilómetros (15 millas) al sur de Bagdad.

Las autoridades encontraron otros cinco cadáveres en un lote baldío de una zona residencial de Shula, vecindario del noroeste de la capital, según el agente. Los asesinados, todos de treinta y tantos años, estaban atados de pies y manos y recibieron disparos en la cabeza y el pecho, dijo. Los agentes no encontraron documentos que permitieran identificar a los muertos.

El hallazgo de los ejecutados es un crudo recordatorio de la guerra sectaria de 2006 y 2007, cuando escuadrones de la muerte chiíes y suníes solían recorrer las calles e irrumpir en viviendas para secuestrar personas.

Las autoridades hallaban poco después los cadáveres de las víctimas mutilados y abandonados en la vía pública.

Poco después del atardecer, 11 personas murieron y 25 resultaron heridas cuando un suicida detonó un cinturón explosivo dentro de una carpa en la que se realizaba un funeral suní en Abu Ghraib, un suburbio al oeste de Bagdad.

Mientras tanto, hombres armados con pistolas silenciadas irrumpieron en la casa de una familia suní en el vecindario chií de Hurriyá en el norte de Bagdad, donde mataron a los padres, dos hijos y una hija, dijo un agente policial. Se desconocía el motivo del ataque.

Una bomba explotó en un distrito comercial del sur de Bagdad, en el barrio Dora, lo cual provocó la muerte de dos civiles y dejó cinco heridos, indicaron las autoridades.

Tres proyectiles de mortero cayeron en una calle del vecindario Albu Eitha, en la zona suroeste de la capital, donde causaron la muerte de dos personas y heridas a cinco, según la policía.

Hombres armados también mataron a un civil e hirieron a tres al abrir fuego contra una multitud en Bayaa, vecindario del sureste de la ciudad, añadieron las autoridades.

Fuera de Bagdad, un suicida estrelló su auto contra un retén manejado por la peshmerga, la fuerza de seguridad curda, en la población de Janaqin, lo cual dejó tres muertos y 12 heridos. Janaqin se encuentra 140 kilómetros (90 millas) al noreste de la capital.

Dos maestros de escuela fueron asesinados a tiros en Hadra, entre Mosul y Anbar, dijeron las autoridades. En Mosul, pistoleros mataron a un empleado de gobierno cerca de su casa.

Tres funcionarios médicos confirmaron las cifras de las víctimas. Todos hablaron a condición de no ser identificados porque no están autorizados a dar información a los periodistas.

Los actos de violencia en el país han estado al alza desde abril, cuando el gobierno lanzó un operativo contra un campamento de manifestantes suníes. Más de 5.500 personas han muerto desde entonces en incidentes violentos.