Atentado contra líder Taiwán repercutiría en los comicios

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/01B6D4BA-049A-43FC-BA48-584157F1F18D.jpeg

TAIPEI (EFE).- A la confusión que reina en Taiwán ante la convocatoria del primer referéndum de la historia de la isla, el intento de magnicidio ocurrido ayer ha creado un mayor desconcierto en la víspera de las elecciones presidenciales.

El presidente de Taiwán, Chen Shui-bian, y la vicepresidenta, Annette Lu, fueron hoy víctimas de un ataque cuando protagonizaban un acto electoral en el último día de campaña y en el que resultaron heridos leves por disparos.

Nunca antes había ocurrido algo parecido en este territorio, que predica su independencia mientras China lo considera una provincia rebelde.

Los taiwaneses, aturdidos por los últimos acontecimientos, se preparan a votar mañana en las elecciones presidenciales y también para participar en un polémico referéndum en el que deben dar su opinión sobre el futuro de la isla.

El presidente Chen propuso el plebiscito con el fin de proteger a la isla de los casi 500 misiles chinos que apuntan al territorio, y las preguntas a las que deben contestar los taiwaneses son las siguientes:

1. “El pueblo de Taiwán insiste en que el problema del estrecho de Formosa debe ser solucionado de manera pacífica. *Esta Vd. a favor de que el Gobierno adquiera más sistemas avanzados de defensa antimisiles para reforzar la capacidad de autodefensa de Taiwán si China continental se niega a desmantelar los misiles y no renuncia públicamente al uso de la fuerza?”.

2. *Está Vd. de acuerdo en que el Gobierno debe iniciar negociaciones con China continental para promover el establecimiento de un mecanismo de paz y estabilidad para promover interacciones entre los dos lados del estrecho con miras a alcanzar un consenso bilateral y aumentar el bienestar de los pueblos de ambos lados?.

Las preguntas se han tornado confusas, dada la obviedad de su contenido, ya que la mayoría de los taiwaneses están dispuestos a votar “sí” porque temen la amenaza china, pero por otro lado creen que esta actitud puede molestar aún más a Pekín.

Además, la oposición ha puesto algunos reparos a la consulta porque no existe un peligro inminente a la seguridad nacional exigido por el artículo 17 de la Ley de Referéndum.

Pero el presidente Chen ha reiterado durante la campaña que medio millar de misiles apuntando a la isla es motivo suficiente para considerar que la seguridad está en peligro, y además defiende el derecho de preguntar al pueblo como un acto de democracia madura.

*Debo votar?, *es bueno o malo?, se preguntaban hoy muchos taiwaneses en víspera del referéndum y también poco antes del atentado contra el presidente y la vicepresidenta, ambos candidatos del Partido Demócrata Progresista (PDP) a la reelección.

Al bombardeo electoral y a la confusión por el atentado hay que añadir la controvertida forma en la que los isleños depositarán su voto, ya que el elector por el hecho de coger la papeleta se entenderá que ha votado “sí”, aun en el caso de que finalmente no la deposite en la urna.

Por otro lado, si al referéndum no acude al menos la mitad de los más de 16,5 millones de taiwaneses convocados se entenderá que los isleños han dicho “no” a las preguntas reflejadas en las papeletas.

Tras muchas discusiones en el seno de la Junta Electoral, se ha decidido que los electores primero recogerán las papeletas para las presidenciales y depositarán su voto en una urna; tras seguir un pasillo en forma de U tomarán dos nuevas papeletas, una con cada pregunta del referéndum, que depositarán a continuación en urnas diferentes.

Así, todos aquellos que decidan acudir a los comicios presidenciales pasarán después obligatoriamente por un pasillo en el que les ofrecerán las papeletas del referéndum, momento en el que deben decidir si las cogen o no.

Cuestionable o no la forma en la que los taiwaneses se manifestarán mañana sobre este espinoso asunto, los analistas coinciden en que el referéndum constituye un hito democrático y también un mecanismo legal que puede utilizarse en el futuro para expresar la voluntad popular de independencia.